El mundo de la publicidad en redes sociales está avanzando rápidamente. Vemos cambios e innovaciones por parte de las marcas a todo momento. Primero fueron las publicaciones con publicidad paga, después los anuncios a través de los mecanismos de Ads correspondientes a cada plataforma, influencers y microinfluencers hasta llegar a lo que hoy en día se conoce como kidinfluencer ¿Se habrán pasado de la raya esta vez?

Vamos con un caso concreto, el New York Times sacó una nota hablando sobre Samia Ali una niña de 4 años con 143.000 seguidores en instagram y 203.000 en Youtube. Samia ha estado activa en las redes sociales desde antes de su nacimiento, sus padres, Adam and LaToya Ali son influencers y han compartido contenido sobre su hija desde los primeras etapas del embarazo.

Samia publica contenido constantemente, de hecho, uno de sus últimos videos se titula “How to Be a Good Kid” (¿Cómo ser un buen niño?). Sus padres la acompañan durante las grabaciones y controlan todos los aspectos creativos relacionados con la niña, siempre acoplándose a las exigencias de las marcas.

¿Oportunidad laboral o problema legal?

Facebook y Youtube explica tácitamente que niños menores de 13 años de edad no pueden estar en sus plataformas, sin embargo, existen huecos legales en dichos reglamentos ya que en todas estas cuentas dejan claro en sus bio y descripciones que son administradas en su totalidad por sus padres.

Las plataformas sociales han dicho que se encuentran actualizando sus reglas para poder regularizar esta nueva corriente en redes.

¿Cuánto dinero puede generar un kidinfluencer?

Mucho. Los niños han presentado una gran oportunidad para diversas marcas que tienen como target principal a padres o relativos. Está el caso de Kyler Fisher, padre de las gemelas Taytum y Oakley, a través de ellas han hecho publicaciones para diversas marcas relacionadas con niños a través de su canal de Youtube llegando a generar entre 25.000$ y 50.000$ aproximadamente.

“Mis hijas completan la imagen” dijo Fisher. “Si no tuviéramos a las chicas, no puedo imaginar haber llegado tan lejos”.

Los rangos de precio por este tipo de publicación varía desde 15.000$ por un post promocional en instagram hasta más de 45.000$ por un video patrocinado en Youtube.

¿Es ético y correcto hacer publicidad con menores en redes sociales?

A raíz de esto se ha generado un intenso debate en las redes ya que hay una gran cantidad de personas que no considera ético el uso de niños para publicidad en medios sociales, principalmente porque ellos no poseen conciencia plena de su uso comercial y que una inmensa popularidad a edades muy tempranas puede llegar a condicionar muchísimos aspectos de sus vidas.

Queda esperar y ver cómo se desarrolla a futuro esta forma de promoción. Sin embargo, lo más importante es ver cómo será el devenir personal de estos niños al estar sometidos a foco público desde muy pequeños.

 

Más en TekCrispy