Al menos una iglesia de la nación de Samoa ha sido implicada con el famoso esquema Ponzi de la criptomoneda OneCoin, y actualmente se encuentra bajo investigación.

Al parecer, los representantes de OneCoin se habían acercado a la iglesia y habían presentado su producto a la congregación, lo que dio como resultado que varias personas hicieran inversiones.

Un medio de noticas local citó a una de las víctimas, identificada como Fono Toluono: “Mucha gente en Samoa invirtió en él, no solo los miembros de la iglesia. Todo el público“, y agregó que estaba contento con su inversión de aproximadamente US $ 1100 en OneCoin.

Los hermanos Konstanin Ignatov y Ruja Ignatova crearon una red de mercadeo a escala global para engañar a los inversionistas que compraron la criptomoneda OneCoin. Estos ofrecían a los inversionistas una comisión si lograban convencer a otros usuarios de comprar la criptomoneda. La compañía llegó a afirmar que poseía 3 millones de miembros alrededor del mundo, pese a que no contaba con un sistema blockchain o un libro mayor distribuido.

El banco central de Samoa prohibió cualquier actividad relacionada con la moneda en 2018, pero los representantes, sin embargo, lograron acercarse al Centro de Adoración de Samoa y lanzaron su producto de inversión fraudulento a los miembros.

OneCoin logró sortear la prohibición al canalizar un estimado de US $ 2,3 millones a través de Nueva Zelanda, apuntando a las iglesias de Samoa con sucursales en Nueva Zelanda”, dijo el Banco Central.

El Banco Central también señaló que la información se basaba en parte en un informe de 124 páginas sobre las actividades de OneCoin que había recibido de la policía de Nueva Zelanda. Cabe acotar que Ignatov, uno de los fundadores, se encuentra ahora en el centro de una investigación policial de los Estados Unidos, mientras que su hermana, Ruja, sigue en libertad.

Escribir un comentario