Si estás leyendo esto, probablemente has usado un teclado en los últimos minutos. Estas interfaces de escritura nos dan control sobre gran parte de nuestra vida diaria, pero ¿alguna vez has pensado por qué las teclas están dispuestas de esa manera? La historia de cómo surgió el teclado moderno involucra el código Morse, el marketing y un poco de suerte.

Las computadoras y los modernos teclados digitales usan el diseño QWERTY, llamado así por las 6 primeras letras de la esquina superior izquierda. A decir verdad, este diseño no es necesariamente el más eficiente ni el más intuitivo, sin embargo, es el diseño utilizado por millones de personas en todo el mundo.

Bebiendo como faraones: Científicos fabrican una cerveza con levadura de hace 5 mil años

Desarrollando una idea

En la década de 1860, Christopher Latham Sholes, un funcionario del puerto de Milwaukee, senador de Wisconsin y en ocasiones editor de un periódico, estaba ocupado desarrollando formas para hacer que las oficinas fueran más eficientes.

Probablemente no sea el más eficiente o intuitivo, pero el diseño QWERTY es el más utilizado en el mundo.

En particular, dedicó mucho de su tiempo a desarrollar diferentes tipos de máquinas de escribir y diseños de teclados para mejorar la forma en que las personas escribían y se comunicaban. Su trabajo lo llevó a patentar la primera máquina de escribir en 1867.

El diseño de Sholes se parecía a una interfaz de piano en la que las letras se distribuían alfabéticamente. Tal diseño puede parecer intuitivo, pero contrariamente a lo que se puede pensar, tal distribución resultó ser problemática para los usuarios.

Después de trabajar continuamente para encontrar nuevos diseños, en 1873, Sholes diseñó uno que tenía un diseño similar al QWERTY moderno, el llamado QWE.TY.

Se dice que Sholes llegó a este diseño debido a la necesidad de reducir el atasco de las varillas de las teclas en estas primeras máquinas de escribir, lo que ocurría debido a que las letras de uso más común estaban juntas.

Código Morse

Sin embargo, un estudio realizado en 2011 por investigadores de la Universidad de Kioto rechaza esa afirmación, argumentando que el sistema QWERTY surgió de las pruebas con los operadores de telégrafos, los cuales sugirieron que las letras “S”, “Z” y “E” se colocaran juntas porque el código Morse para “Z” y “SE” son similares, y con frecuencia, confusos.

El teclado moderno evolucionó a partir de máquinas de escribir del siglo XIX.

Esta misma metodología, argumentan los investigadores, se usó para disponer de la ubicación de varias otras letras en el teclado.

Actualmente, esta teoría parece ser la más cercana a la verdad de cómo surgió el diseño QWERTY, pero los historiadores aún no están del todo seguros.

Justo después de que Sholes y su compañero Carlos Glidden patentaron el diseño QWERTY y decidieron comenzar la producción, firmaron un acuerdo con el fabricante de armas Remington. Este acuerdo fue un gran éxito, y para 1890, más de 100.000 teclados QWERTY se utilizaban en los Estados Unidos.

Estrategia comercial

Básicamente, el público comenzó a adoptar el diseño, no porque fuera necesariamente el más eficiente o intuitivo, sino porque era el que se estaba fabricando y vendiendo.

El diseño QWE.TY (en la imagen) fue el predecesor del moderno QWERTY.

Pero Remington también fue una de las primeras compañías en ofrecer clases y certificaciones para mecanógrafos, y todo en sus teclados QWERTY.

Para las empresas, esto significaba que si quería un mecanógrafo debidamente capacitado, tenía que tener máquinas Remington con el diseño de teclas QWERTY en su oficina. Esta fue una estrategia de marketing inteligente con la cual el fabricante se aseguraba la lealtad a la marca y la adopción masiva de sus máquinas.

El destino del teclado QWERTY finalmente se consolidó en la historia en 1893, cuando los principales fabricantes de máquinas de escribir del momento, Remington, Smith-Premier, Densmore, Yost y Caligraph se fusionaron y adoptaron el diseño QWERTY como estándar.

Como los teclados pasaron de lo mecánico a lo digital en el siglo XX, no había necesariamente una razón para mantener el diseño QWERTY. Después de todo, no hay operadores de telégrafos y no tenemos que preocuparnos por las máquinas atascadas. Sin embargo, a la gente no le gusta el cambio, por lo que el diseño QWERTY simplemente se afianzó, y el resto es historia.

Referencias:

On the Prehistory of QWERTY. ZINBUN, 2011. https://doi.org/10.14989/139379

Design and evaluation of small, linear QWERTY keyboards. Applied Ergonomics, 2014. https://doi.org/10.1016/j.apergo.2013.09.001

Más en TekCrispy