Foto: Reuters

La batalla entre EE.UU y Huawei tiene su origen en diversos factores, sin embargo, la gran mayoría de ellos se deben al presunto vínculo entre el fabricante de móviles y el Gobierno de China. La simple posibilidad de que Pekín controle la compañía ha motivado la prohibición de su tecnología 5G en el país norteamericano y en varios países aliados de Washington.

Ahora, un informe titulado ¿Quién posee Huawei?”, reseñado por el South China Morning Post, ha intentado profundizar en torno a quién dirige el fabricante de móviles en medio de su éxito abrumador. Escrito por investigadores de la Universidad Fulbright de Vietnam y de la Facultad de Derecho de la Universidad George Washington, el informe plantea dudas con respecto a la dirigencia de la compañía, sin embargo, arroja una conclusión bien clara: los empleados de Huawei no controlan la compañía.

En respuesta a estas especulaciones, Huawei realizó una conferencia de prensa hoy donde afirmó que un sindicato de trabajadores tiene participación mayoritaria en la empresa. Al parecer, se trata de una especie de contrato legal, porque el control de la compañía está en manos de los empleados. En este sentido, la firma china dijo que sus 180,000 trabajadores poseen “acciones virtuales” que generan dividendos y les confieren derecho a voto en la compañía.

Sin embargo, a causa de la legislación china, que restringe la cantidad de acciones por empresa, Huawei pone a disposición de un comité sindical el 99 por ciento de sus acciones. Pero un informe de The Wall Street Journal afirma que, a pesar de que el fundador de Huawei, Ren Zhengfei, apenas tiene el 1 por ciento de las acciones, es la persona que toma las decisiones importantes de la compañía, lo que quiere decir que el comité sindical no influye en ninguna de las operaciones de la misma.

Por su parte, el secretario principal de la Junta Directiva de Huawei, Jiang Xisheng, rechazó completamente la idea de que exista participación del gobierno chino en la empresa, y aseguró que al igual que la mayoría de las declaraciones del Gobierno de EE.UU., esta afirmación es falsa.