El coleccionista de fósiles, Alan Dietrich, puso en venta el esqueleto de un Tyrannosaurus rex joven, de 68 millones de años aproximadamente –que mide unos 4.5 metros de alto–, en 3 millones de dólares,en febrero. La idea ha generado una gran cantidad de comentarios negativos desde el ámbito científico, pero, ¿por qué exactamente?

Para la Sociedad de Paleontología Vertebrada, el fósil del joven tiranosaurio “contiene pistas sobre nuestra herencia natural colectiva y merecen ser propiedad pública”. El que alguien con tanto dinero y que sea capaz de adquirir una pieza de este estilo preocupa a los científicos por el simple hecho de que, si no está bajo dominio público, no será posible estudiarlos con tranquilidad.

Sin embargo, para Dietrich no existe problema alguno, pues, a su parecer, el espécimen llegará a un museo, inevitablemente. De hecho, él mismo garantiza que así será por razones de impuestos. Así, todas las partes quedarían felices, “porque el T. Rex estaría en un museo y el millonario recibiría su palmadita en la espalda” por haber donado los fósiles a un museo para dejar de pagar impuestos.

¿Pero qué tal si las intenciones del potencial comprador fueran distintas? ¿Qué si resulta ser un excéntrico y celoso coleccionista que no permita que los científicos tengan acceso al T. Rex? Ese es el centro de la controversia, veamos por qué.

Los últimos hallazgos sobre el T. Rex requieren de más investigación 

Una reconstrucción sobre un bebé tiranosaurio mostró un parecido más cercano al de un ave que al de un reptil.

Recientemente se han hecho descubrimientos fascinantes sobre los tiranosaurios rex, y es que, contrario como se creían los reyes de los dinosaurios, por su gran tamaño, puede que haya existido alguna especie de menor tamaño o con algún enanismo. Además, tras haber realizado una reconstrucción de un bebé dinosaurio, se encontró que su apariencia recordaba más a la de un ave gigante que a la de un reptil.

La especie que Dietrich ha puesto en venta es de tamaño pequeño, preciso para seguir indagando más sobre estos nuevos hallazgos, sin embargo, si el nuevo dueño de este T. Rex no está interesado en prestar su colección a científicos que puedan estudiarlo, esta investigación se quedaría estancada.

Asimismo, la Sociedad de la Paleontología Vertebrada explica en su carta que los son las réplicas las que deben comercializarse y no los fósiles reales, pues es su “profundo pasado lo que los hace valiosos, a diferencia de los objetos de arte cuyo valor proviene de la creatividad humana”.

¿Por amor a la ciencia?

Tras dos años de haber prestado los fósiles a la Universidad de Kansas para su exhibición, Dietrich decidió ponerlos a la venta “por haber cumplido su porción de generosidad”.

¿Y cómo llegaron estos restos al poder de Dietrich? Todo lo que está en esta historia es completamente legal, lo cual lo hace aún más frustrante. En 2013, el hermano de Dietrich halló los fósiles en un terreno que estaba alquilando en Jordan, en el estado de Montana, y al tratarse de una propiedad privada, todo lo que encontrara allí era su propiedad.

Aun si el nuevo dueño de los fósiles llegase a prestarlos a algún museo para su estudio, a muchos paleontólogos no les gusta estudiar fósiles que no sean una donación a las instituciones para así garantizar que esté disponible siempre que los científicos lo quieran observar y no cuando el dueño lo desee.

Efectivamente como sucedió con Dietrich y ‘Baby Bob’, como se llama el fósil de este tiranosaurio. Cuando encontró que los restos descubiertos en su propiedad pertenecían a un T. Rex decidió prestarlos a la Universidad de Kansas para que se estuviese disponible para su estudio. Sin embargo, tras estar en exhibición por dos años, Dietrich consideró que ya había sido suficiente y decidió publicarlo en eBay sin mencionarle nada a la universidad.

De esta manera, los paleontólogos han expresado su rechazo por un gesto que poco le aporta a la ciencia y que persigue fines meramente mercantilistas. ¿Habrá alguien que decida comprar a Baby Bob y que sea tan amante de la ciencia como para donarlo a un museo o simplemente decidirá guardárselo para sí?

Referencias: 

  1. What’s the Controversy Over the Baby T. Rex Listed on eBay?: https://www.livescience.com/65296-baby-t-rex-ebay-auction.html
  2. SVP responds to sale of a privately owned juvenile tyrannosaur that was exhibited at University of Kansas: http://vertpaleo.org/GlobalPDFS/SVP_response_juvenile_Tyrannosaurus.aspx