Foto: Getty Images

Durante una conferencia este martes, el CEO de Apple, Tim Cook, manifestó su preocupación por la adicción a los dispositivos móviles y aún más al iPhone. Recomendando que las personas deberían reducir o dejar la interacción con las aplicaciones del terminal.

En su intervención en la Cumbre TIME 100, Tim Cook quiso enviar un mensaje a los clientes Apple, para que de alguna forma “dejen de usar el iPhone y sus aplicaciones”, ya que según el ejecutivo, Apple “nunca quiso crear un comportamiento adictivo”, ni crear aplicaciones que consuman el mayor tiempo de uso del terminal.

Apple nunca quiso maximizar el tiempo del usuario. Nunca hemos querido eso.

Tras sus declaraciones, Tim Cook admitió y lamentó las molestas notificaciones que él mismo ha silenciado, las llamadas notificaciones push creadas por la compañía en 2008.

Si ustedes no están haciendo esto, si tienen un iPhone y no lo están haciendo, les animo a que realmente hagan esto: supervisen estas notificaciones push.

…Eliminé las notificaciones push, porque me pregunté: ¿realmente necesito recibir miles de notificaciones al día? No es algo que esté agregando valor a mi vida, o que me esté haciendo una mejor persona. Y así entré y eliminé todo.

Las notificaciones push se crearon para alertar a los usuarios acerca de cada movimiento en el smartphone, donde el promedio de notificaciones es relativo a la cantidad de aplicaciones que tengas en tu iPhone. Algo que con el tiempo puede resultar muy molesto y adictivo.

“Los mensajes push desempeñan un papel importante en el compromiso del usuario de la aplicación”, citó Wired a la empresa de marketing digital Localytics.

De alguna forma las notificaciones push se crearon para vender, con el fin de captar la atención del usuario y mantenerlo “distraído” en algunas de las miles de aplicaciones.

Aplicaciones de las cuales –cabe destacar–, Apple ha obtenido grandes ganancias recientemente y que de alguna forman mantienen a los usuarios pegados al móvil.

Si bien después de unos años de “descontrol”, Apple creó una forma de suspender o tener un mayor control de las notificaciones –en 2018–, al lanzar herramientas como Screen Time, para que usuarios observaran el tiempo que pasan usando y mirando la pantalla del iPhone, o el aumento de los controles parentales y una herramienta para silenciar notificaciones, lamentablemente el daño ya estaba hecho y las cifras de adicción y notificaciones push en estos dispositivos es alarmante.

De hecho, un reporte de Wired señala que Apple anunció con orgullo en 2013 que se enviaron 7.4 billones de notificaciones push a través de sus servidores, cifras bastante preocupantes y que no coinciden a su vez con los comentarios del CEO de la compañía.

Sin embargo, podríamos dejarle el beneficio de la duda, ya que no sabemos si con estas declaraciones de Cook, Apple realmente busca reinvindicarse –diez años después– al afirmar que la compañía “nunca ha querido que pases suficiente tiempo con el teléfono”.

O tal vez, podría tratarse de alguna estrategia publicitaria para ofrecer alguna nueva herramienta sustentable que busca mejorar la calidad de vida de las personas –desde su iPhone.