La Agencia de Servicios Financieros de Japón (FSA, por sus siglas en inglés) investigó a dos exchanges de criptomonedas de Japón, Huobi y Fisco, la semana pasada.

Según Reuters, la información proviene de “dos fuentes familiarizadas con el asunto” que decidieron no revelar su identidad puesto que no están autorizadas para hablar con los medios.

Huobi Japan Inc y Fisco Cryptocurrency Exchange Inc. aplicaron cambios importantes en su estructura recientemente. El primero se estableció en el 2018 luego de que Huobi Group adquiriera el exchange BitTrade registrado por el gobierno.

Por su parte, Fisco Cryptocurrency Exchange es propiedad de Fisco Ltd, el proveedor de información financiera listado en JASDAQ. Fisco absorbió a Zaif, otro exchange registrado por el gobierno, luego de que este sufriera un robo de US$ 60 millones repartidos en Bitcoin (BTC), Bitcoin Cash (BTC) y Monacoin (MONA). Anteriormente, este pertenecía Tech Bureau.

Según el informe, el regulador financiero japonés allanó ambos exchanges para investigar su supervisión interna, incluyendo sus procedimientos de protección de sus clientes y la aplicación de medidas contra el lavado de dinero (AML).

Los representantes de ambas compañías se negaron a emitir comentarios sobre las inspecciones de la FSA.

Recordemos que Japón se convirtió en el primer país en aplicar regulaciones al sector de las criptomonedas en el 2017. Luego de ello, las compañías del medio están obligadas a registrarse en la FSA y a presentar los informes pertinentes.

El regulador financiero japonés está obligado a supervisar los cambios recientes en ambas compañías, a fin de garantizar la implementación de las medidas adecuadas para la protección del cliente y el cumplimiento de las leyes.

Japón es uno de los pocos países que reconoce el Bitcoin como un método legal de pago, a pesar de las fuertes regulaciones. Sin embargo, también es consciente de las dificultades presentes a la hora de garantizar la seguridad en el sector. Recientemente, la FSA anunció nuevas medidas para regular la forma en que las casas de cambio de criptomonedas del país gestionan sus billeteras calientes.