En algún momento de nuestras vidas, todos hemos escuchado a alguien decir que si alguien nace invidente o pierde la vista en su edad temprana, su sentido de la audición se agudizará progresivamente. Sin embargo, a pesar de que los estudios han demostrado en cierta medida que los invidentes tienen una mejor audición, no sabemos a ciencia cierta cómo se desarrolla este proceso o dónde se ubica esta capacidad dentro del cerebro humano.

Ahora, un par de investigaciones llevadas a cabo por científicos de la Universidad de Washington sugieren que la pérdida temprana de la vista puede ocasionar alteraciones leves de los circuitos del cerebro encargados de la audición.

Durante mucho tiempo, los científicos se han preguntado cuáles son los cambios específicos dentro del cerebro que generan el mejoramiento de la capacidad auditiva entre los discapacitados visuales. Por primera vez, estos estudios han utilizado resonancias magnéticas funcionales con el objetivo de identificar dos elementos en los cerebros de las personas invidentes y así encontrar una explicación al procesamiento de la información auditiva.

En este sentido, en vez de analizar las zonas del cerebro que se mantenían activas cuando escuchaban, los científicos analizaron qué tan sensible era el cerebro cuando detectaba pequeñas diferencias en las frecuencias auditivas. Kelly Chang, coautora de uno de los estudios, explicó que su equipo no buscaba medir la rapidez con la que se activaban las neuronas, sino la precisión de las neuronas para representar las frecuencias de audio.

¿Por qué los invidentes tienen mejor audición?

En uno de los estudios, los investigadores encontraron que las personas invidentes registraron una “sintonización” neuronal más precisa que los participantes videntes en su corteza auditiva. Esto ocurrió cuando los participantes identificaron sutiles diferencias en la frecuencia de los sonidos.

Chang explicó que la corteza auditiva es la zona de nuestro cerebro que recibe información de sonido, y que es muy parecida en personas videntes e invidentes. En el caso de las personas invidentes, es necesario encontrar más información de cualquier sonido, lo que quiere decir que la corteza auditiva podría haber desarrollado mejores capacidades.

¿Por qué el tiempo pasa “volando” a medida que envejecemos?

En el segundo estudio, los investigadores encontraron respuestas neuronales para el movimiento y las frecuencias de las señales en una zona del cerebro llamada ‘hMT+’, en los participantes invidentes. Esto quiere decir, según los científicos, que esta región del cerebro juega un rol importante en el seguimiento de personas u objetos en movimiento.

Asimismo, el equipo de investigación analizó a dos participantes que tenían discapacidad visual desde la niñez, sin embargo, recibieron cirugía y pudieron recuperar la visión. En estos participantes, el hMT+ mostraba una doble finalidad: podían procesar información visual y auditiva.

¿Qué implicaciones tiene la investigación?

Los científicos explicaron que cuando una persona invidente procesan las diferencias sutiles en los sonidos cotidianos, como el sonido de una ambulancia o una sirena de la policía, tienen la capacidad de interpretar lo que está a su alrededor.

En el caso de las personas videntes, esta precisión en el sonido no es tan relevante como en el caso de los invidentes. Estos hallazgos permiten a los investigadores comprender los cambios que se presentan en el cerebro cuando las personas con pérdida de la visión buscan identificar cualquier sonido en su entorno.

El hecho de que en la investigación hayan participado dos personas invidentes que recuperaron la visión tras una cirugía, ofrece pruebas de que el dinamismo del cerebro para procesar información auditiva se presenta en las etapas más tempranas de su desarrollo. Sin embargo, los estudios también revelan que las habilidades del cerebro para adaptarse al procesamiento auditivo en la edad temprana, se mantuvieron luego de que las personas recuperaron la vista.

Referencia: Elizabeth Huber, Kelly Chang, Ivan Alvarez, Aaron Hundle, Holly Bridge and Ione Fine. Early blindness shapes cortical representations of auditory frequency within auditory cortex. Journal of Neuroscience, 22 April 2019. DOI: 10.1523/JNEUROSCI.2896-18.2019

Más en TekCrispy