El presidente de EE.UU., Donald Trump, y el CEO de Twitter, Jack Dorsey, sostuvieron hoy una reunión en la Casa Blanca. El encuentro se produjo apenas horas después de que el mandatario realizara acusaciones en contra de Twitter, asegurando que la red social lo discrimina por ser republicano.

En un par de tweets publicados hoy por la mañana, Trump dijo que la cantidad de seguidores de su cuenta sería “mucho mayor”, si la red social no estuviese “jugando sus juegos políticos”. Esta mañana, Trump amaneció con 59.9 millones de seguidores en Twitter, ocupando el puesto número 13 en lista de usuarios más buscados en la plataforma después de Taylor Swift, Katy Perry y el ex presidente Barack Obama.

Pero hasta hoy, Trump no se había mostrado satisfecho con el trabajo realizado por Twitter para eliminar varios millones de cuentas falsas que promueven la desinformación en EE.UU. A pesar de ello, la reunión de hoy parece haber rendido frutos positivos, ya que el presidente se dirigió su cuenta de Twitter para calificar el encuentro como “excelente”.

Por su parte, un portavoz de la red social, envió una declaración a la prensa afirmando lo siguiente:

Jack tuvo una reunión constructiva con el presidente de EE.UU tras recibir una invitación del propio presidente. Hablaron del compromiso de Twitter de proteger la salud de la conversación pública antes de las elecciones de 2020 en Estados Unidos y los esfuerzos en curso para responder a la crisis de los opioides.

Anteriormente, un informe de Motherboard reveló que Dorsey había recibido una invitación para reunirse con el presidente. Esta reunión duraría 30 minutos y estaría enfocada en la “salud del debate público” en la red social. En un correo electrónico filtrado, Dorsey dijo que estaba dispuesto a reunirse en la Casa Blanca para acortar cualquier brecha de opiniones.

A pesar de las acusaciones de los conservadores como Trump contra Twitter, una gran cantidad de analistas han afirmado que muchas de ellas no tienen fundamento, ya que las empresas de redes sociales han negado repetidamente que la política sea un aspecto a considerar al momento de moderar el contenido.