Foto: Reuters

En 2020, los estadounidenses tendrán una nueva elección para elegir quién tendrá la responsabilidad de dirigir el destino del país. Ante este nuevo panorama electoral, las compañías de redes sociales se preparan para combatir la desinformación en sus plataformas, más aún después de la presunta intervención de Rusia en las elecciones de 2016 en favor del entonces candidato Donald Trump. Sin embargo, estos esfuerzos siguen siendo infructuosos.

Ahora, NBC News ha revelado que más de 5,000 bots de Twitter favorables al presidente Trump han criticado el Informe Mueller, catalogándolo como “engaño de Russiagate”. La semana pasada, este informe expuso los presuntos contactos entre Rusia y el equipo de Trump para manipular las pasadas elecciones presidenciales estadounidenses, incluyendo el ataque informático a la sede del Partido Demócrata.

Sin embargo, Clint Watts, quien investiga la presunta campaña de desinformación promovida desde el extranjero contra EE.UU., aseguró que los bots no provienen de Rusia. En vez de ello, la evidencia apunta a que los bots están vinculados a una anterior campaña de desinformación en redes sociales que respaldaba al Gobierno de Arabia Saudita. Watts afirmó que los bots fueron creados entre noviembre y diciembre de 2018, sin embargo, no fueron eliminados de Twitter sino hasta el pasado domingo.

Twitter se disculpa por la brecha de información que permitía a terceros enviar ads personalizadas

La mayoría de las cuentas vinculadas a los bots realizaron un promedio de 30 publicaciones cada una antes de ser eliminadas. En sus mensajes, criticaron la manera en que la prensa abordó el “engaño de Russiagate”, afirmando que se trataba de un engaño total, ya que no se habían presentado pruebas hasta el momento de los vínculos entre Rusia y Trump.

Watts señaló que el objetivo de esta red de bots no necesariamente era influir en los usuarios, ya que la manera en que presentaban las opiniones era bastante ‘artificial’. Por el contrario, el investigador considera que la finalidad fue amplificar el discurso contra el Informe Mueller y sembrar odio en las personas que creen en el mensaje político detrás de estas palabras.

Más en TekCrispy