Además de sacarnos de aprietos ante una comezón, nuestras uñas tienen muchos usos cotidianos, desde sustituir naturalmente a las plumillas de guitarra, hasta representar un elemento más para lucir si les agregamos brillo o pintura. Sin embargo, la razón por la que los seres humanos contamos con estas cubiertas de queratina en la punta de los dedos no es precisamente estética.

De hecho, el antropólogo de la Universidad de Wisconsin-Madison, John Hawks, considera que los humanos tenemos uñas porque somos ‘primates’. De hecho, las uñas son esencialmente características distintivas de los primates con respecto a otros mamíferos.

¿Por qué crecen las uñas?

Hawks dijo a LiveScience que nuestras uñas representan una evolución de las garras que nuestros antepasados mamíferos. En este sentido, los primeros primates tuvieron garras grandes y afiladas, que les permitían trepar árboles, aferrarse a sus troncos e incluso cavar hoyos. Sin embargo, estas garras evolucionaron en los primates con cuerpos más grandes, quienes escalaban árboles más pequeños para agarrar frutas.

En todo caso, Hawks afirma que la comunidad científica que no ha resuelto el verdadero sentido de las uñas. Él reveló que mientras algunos consideran que las uñas evolucionaron para permitirnos apoyar las yemas de nuestros dedos, otros creen que son el resultado de la pérdida de las garras de los antiguos primates.

La principal razón del crecimiento constante de las uñas es que se generan a partir de células vivas, que crean una estructura debajo de la piel llamada “raíz” donde crecen. Ese pequeño y casi perfecto pedazo de piel debajo de nuestra uñas está conectado a los vasos sanguíneos, proporcionando nutrientes necesarios a la uña para renovar su proceso celular y crecer.

Amanda Meyer, profesora de Anatomía Humana en la Universidad de Australia Occidental, explicó que las uñas crecen porque existe una producción constante de células. En este sentido, afirmó:

La división continua de las células de la matriz empuja la placa de la uña hacia adelante sobre el lecho de la uña a una velocidad de aproximadamente 3 milímetros por mes para las uñas, y de 1 milímetro por mes para las uñas de los pies.

Al igual que con el cabello, las personas pasan cientos de horas de su vida cortando cuidadosamente sus uñas, pero más allá de esta dedicación, la principal interrogante con respecto a esta parte de nuestro cuerpo es, ¿por qué crecen hasta el día de nuestra muerte?

Así lo revela un estudio de 2017 publicado en la revista The BMJ, donde se asegura que una vez nuestro cuerpo muere, deja de producirse glucosa, lo que deja sin vida a las células de las uñas y evidentemente dejan de crecer.

Por otra parte, lo positivo de que nuestras uñas crezcan constantemente es que podemos reponer cualquier traumatismo o daño en esta zona. Luego de esta rehabilitación, nuestros dedos lucirán como nuevos.

Referencia: Why Do Our Fingernails Keep Growing Until the Day We Die? Article by Emma Bryce, Live Science. April 20, 2019. Link: https://www.livescience.com/65277-why-fingernails-keep-growing.html