En agosto de 2018, Greta Thunberg, una joven estudiante de 15 años de estampa frágil y solitaria, se apostó a las afueras del parlamento sueco, y con una pancarta pintada a mano, inició una protesta por la inacción ante el cambio climático.

Sus padres trataron de persuadirla, sus compañeros se negaron a acompañarla y los transeúntes expresaban lástima y desconcierto de ver a esta adolescente sentada con su pancarta, sin imaginar que pronto sería reconocida como una de las personas más influyentes del mundo.

Plancton antiguo ayuda a los investigadores a predecir el clima en el futuro cercano

Creando consciencia

Ocho meses después, la imagen no podría ser más diferente. La adolescente de trenzas es reconocida mundialmente como un modelo de determinación, inspiración y acción positiva. El mensaje de su pancarta Skolstrejk för klimatet (huelga escolar por el clima) se ha traducido a docenas de idiomas, y ahora es una de las figuras más destacadas de un movimiento de huelgas climáticas escolares que ha “barrido” el mundo.

Greta ha participado en los foros de mayor relevancia mundial.

El éxito de la protesta no es incidental. En el tablero de la Tierra todos los indicadores advierten un colapso inminente. Los 20 años más calurosos registrados han ocurrido en los últimos 22 años, lo que ha llevado a la naturaleza y las poblaciones de vida silvestre a niveles críticos en todo el mundo. Los incendios forestales y las sequías se están volviendo cada vez más comunes, y la intensidad y frecuencia de las tormentas tropicales se ha incrementado.

Si bien estos indicadores parecen no ser suficientes para crear consciencia en los encargados de dirigir las políticas mundiales e impulsar los cambios que puedan revertir la situación, para Greta la perspectiva es clara: se trata de un escenario de acción o desaparición.

Su madre, Malena Ernman, una de las cantantes de ópera más famosas de Suecia, y su padre, Svante Thunberg, un actor, expresan que Greta nunca fue como los otros niños, una percepción que supera la admiración natural que los padres sienten por sus hijos, pues hace cuatro años, Greta fue diagnosticada con síndrome de Asperger, una condición del trastorno del espectro autista.

Como manifiesta la joven Greta:

“Pienso demasiado. Algunas personas simplemente dejan pasar las cosas, pero yo no puedo, especialmente si hay algo que me preocupa o me pone triste. Recuerdo cuando en la escuela nos mostraron películas del plástico en el océano, osos polares hambrientos y más. Mis compañeros estaban preocupados cuando vieron la película, pero cuando finalizó, comenzaron a pensar en otras cosas. No pude hacer eso; esas imágenes no las podía sacar de mi cabeza”.

Grandes escenarios

Greta ha llegado a aceptar esto como parte de quién es, y lo convirtió en una fuerza motivadora en vez de una fuente de depresión paralizante.

Greta es una de las figuras más destacadas de un movimiento de huelgas climáticas escolares que ha “barrido” el mundo.

Vertiginosamente, Greta pasó de dirigirse a pequeños grupos de activistas ambientales a expresar discursos en los escenarios más influyentes del mundo.

Hoy, a sus 16 años, Greta ha hablado en concentraciones climáticas en Estocolmo, Helsinki, Bruselas y Londres. En diciembre asistió a la COP24 de las Naciones Unidas en Katowice, Polonia, donde se dirigió al Secretario General y pronunció un discurso plenario que se volvió viral y fue compartido millones de veces en todo el mundo.

¿Estamos preparados para afrontar las olas de calor que se esperan en el futuro?

En enero de 2019, fue invitada al Foro Económico Mundial en Davos, donde sus discursos nuevamente tuvieron un impacto mundial; fue recibida por el papa Francisco y designada como una de las personas más influyentes del año por la reconocida revista Time.

Todo el esfuerzo que esta joven hace por advertir las consecuencias del cambio climático y las acciones que se deben tomar, nos recuerda que si no nos hacemos cargo de esta tarea y no lo hacemos ahora, entonces condenamos a la generación de Greta, y a las próximas generaciones, a un futuro enmarcado por incendios forestales, sequías, inundaciones, desaparición de ecosistemas y biodiversidad, así de simple.

Referencia: Greta Thunberg. Wikipedia, 2018. https://bit.ly/2B8uPMp

Más en TekCrispy