Foto: Reuters

Dos trabajadores de Google han acusado a la compañía de tomar represalias en su contra, entre otras cosas, por sus esfuerzos de organización para protestar contra la manera en que la compañía maneja el tema del acoso sexual a nivel interno, así como también por sus políticas anti-transparentes y en contra de la equidad laboral.

En una carta abierta enviada a Google, las trabajadoras Meredith Whittaker y Claire Stapleton, explicaron las acciones que ha tomado la compañía contra los empleados que se han organizado para criticarla. Tanto Satapleton como Whittaker forman parte de una coalición más amplia de trabajadores de Google que han catalogado al gigante tecnológico como ‘poco ético’, por tratar con represalias a sus detractores internos.

Por su parte, Google ha enviado una declaración a los medios donde asegura que las represalias en el lugar de trabajo están prohibidas, por lo que se procederá a investigar todas las acusaciones de los trabajadores. En este sentido, negaron las acusaciones de Whittaker y compañía, asegurando lo siguiente:

Los empleados y los equipos reciben regularmente nuevas asignaciones, o se reorganizan, para seguir el ritmo de las necesidades comerciales en evolución. No ha habido represalias aquí.

A principios de este mes, Google tomó la decisión de disolver su Consejo de Ética de Inteligencia Artificial (IA) tras las preocupaciones manifestadas por sus trabajadores sobre la inclusión en el consejo del presidente de la Fundación Heritage, un conservador que ha manifestado públicamente su repudio a la comunidad LGTBQ y a los inmigrantes en EE.UU.

Google Duplex inicia su expansión a más teléfonos como el Samsung S10

Whittaker dijo que luego de la disolución del consejo, Google le informó que su rol en la compañía cambiaría radicalmente, y que para conservar su puesto debía abandonar sus esfuerzos en materia de ética en IA, incluyendo su trabajo en AI Now Institute, una organización externa que la trabajadora fundó.

Por su parte, Stapleton comentó que tras 12 años de trabajo en Google, le dijeron que la mitad de sus responsabilidades serían asignadas a otra persona. Al parecer, cuando Stapleton llevó su queja a instancias ejecutivas, su gerente comenzó a ignorarla y le ordenaron tomar reposo médico, a pesar de que no estaba enferma.

Ambas trabajadoras afirman que su ambiente de trabajo es hostil hoy en día, y que un grupo de trabajadores organizará próximamente una reunión donde se discutirán las represalias tomadas por Google, exhortando a otros empleados que hayan sido víctimas de acciones similares a compartir sus historias en un foro que han habilitado para ello.

Más en TekCrispy