Uno de los principales desafíos de los reguladores en la actualidad es controlar la difusión de publicaciones y comentarios falsos sin que esto vaya en contra del derecho de los usuarios de mantener su anonimato en Internet.

En China, además de las conocidas restricciones de contenido patrocinado por Occidente, las autoridades se han enfocado en erradicar el anonimato en línea. Ahora, Austria parece tener una intención similar, ya que el gobierno de ese país ha introducido un proyecto de ley que exigirá a los usuarios proporcionar sus nombres reales y sus direcciones a las plataformas de internet antes de emitir un comentario.

De esta manera, el gobierno austriaco tendría muchas más posibilidades de encontrar a los usuarios si incurren en actos de acoso o violaciones de las leyes con sus comentarios. Según la prensa local, las empresas de Internet que no se adapten a la normativa podrían recibir multas de 500 mil euros.

Únicamente los sitios con más de 100,000 usuarios registrados, y que registren ingresos mínimos de 500 mil euros, se verían afectados por la norma. Asimismo, se eximirán de la ley las plataformas de comercio electrónico y todos aquellos sitios que no generen dinero a partir del contenido o por publicidad. En caso de recibir la aprobación de la Unión Europea (UE), esta ley podría entrar en vigencia el próximo año.

Estas excepciones han planteado ciertas preocupaciones dentro de la comunidad tecnológica, ya que la ley solo se aplicaría a las grandes plataformas de Internet, pero dejaría abierta la posibilidad de que el abuso se siga cometiendo en sitios de menor envergadura como sitios de partidos políticos y grupos de odio.

De momento, no es seguro que el proyecto de ley sea aprobado, y más aún si la UE se opone al hecho de que las compañías de tecnología reciban un castigo más severo que en sus países de origen. Por su parte, las preocupaciones sobre la privacidad de los usuarios también quedarán sobre la mesa con la posible aprobación de la ley, ya que los usuarios podrían desmotivarse a dar su opinión en línea por temor a ser vigilados.