Cortesía de: Diversity

Un nuevo informe revela que los empleados de Microsoft se encuentran cuestionando las iniciativas de “diversidad” de la compañía, ya que para algunos estas son parte de una ‘contratación discriminatoria’.

A través de un foro interno de mensajería, los empleados están expresando su descontento en torno a la proporción de contrataciones entre mujeres y los hombres blancos y asiáticos. Afirmando que estos últimos son “víctimas de discriminación”.

Un muro de quejas

De acuerdo a la fuente, estos mensajes fueron escritos es un canal de preguntas directas al CEO de Microsoft, Satya Nadella criticando los esfuerzos de la compañía a favor de la diversidad.

Yammer, una plataforma de mensajería corporativa propiedad de Microsoft, muestra dos polémicas publicaciones relacionadas con la contratación de mujeres, y la de hombres blancos y asiáticos generando una gran disyuntiva entre el personal.

Pues, para algunos usuarios “las mujeres son menos adecuadas para los roles de ingeniería que los hombres”, un comentario que ha suscitado más de 800 comentarios donde se han criticado los diferentes puntos de vista.

¿Las mujeres menos valiosas?

A principios de este mes, algunas empleadas de Microsoft comenzaron a compartir historias de acoso sexual y discriminación, destacando que la compañía ha hecho poco o nada por resolver estos problemas tan delicados.

En este sentido, Nadella mencionó que la compañía está realizando un esfuerzo para fomentar la diversidad e inclusión y que implementará un nuevo sistema llamado ‘Equipo de defensa de los empleados’ para que la división de recursos humanos investigue estos casos.

¿Diversidad tecnológica o discriminación notoria?

Uno de los comentarios que generó mayor número de críticas en el panel fue hecho por un project manager de la compañía, pues al parecer afirma que los hombres también se han visto afectados por la discriminación y de alguna forma muestra su descontento por la contratación de personal femenino.

Según un empleado de Microsoft reveló a la fuente el comentario que sigue:

¿Tiene Microsoft algún plan para poner fin a la política actual que incentiva financieramente las prácticas de contratación discriminatorias? Para ser claro, me refiero al hecho de que a los altos directivos se les otorga más dinero si discriminan a los asiáticos y los hombres blancos.

Pero eso no fue todo en la participación del foro, pues en una intervención siguiente afirma que “los hombres blancos de Microsoft se han enfrentado a una discriminación abierta  porque tuvieron la desgracia de haber nacido blancos y masculinos”, una situación que fue clasificada como “inaceptable”.

Sin embargo, los empleados de la empresa de Redmond afirman que a pesar de que el departamento de recursos humanos de Microsoft está al tanto de esta situación no ha ejecutado ninguna acción en respuesta a estos casos de discriminación.

“RRHH no está tratando de imponer la cultura inclusiva de la que están hablando”, dijo a Quartz un empleado de Microsoft.

Por su parte Microsoft respondió a esta polémica citando los comentarios de algunos altos ejecutivos en el foro, uno de los cuales señala:

Nuestra junta directiva y nuestro equipo de liderazgo ejecutivo creen que los equipos diversos e inclusivos son buenos para los negocios y son consistentes con nuestra misión y cultura de inspiración.

Vincular la compensación a estas aspiraciones es una demostración importante del compromiso del ejecutivo con algo en lo que creemos firmemente.

Sin duda esta es una situación no grata para una compañía que ha recibido una serie de quejas por acoso sexual por parte de sus empleadas. Mientras que aseguran que su participación femenina en la empresa está aumentando en un 25.5% a un 26,6%, según el informe de diversidad del 2018.

Sin embargo, para nadie es un secreto que no es fácil mantener una cultura de inclusión y diversidad en el ámbito tecnológico, una industria que es excesivamente competitiva y donde existen claras evidencias de la poca inclusión y participación de profesionales femeninas en el medio y la razón más obvia va mucho más allá de asumir que no pueden cumplir su rol como profesional.