Algoritmos, tendencias, bases de datos, crisis, estar en redes sociales implica una responsabilidad tremenda para las marcas, cada una de ellas debe invertir una amplia suma de dinero para poder aumentar su engagement y así lograr resultados tangibles.

Sumado a eso, en el amplio mundo de las redes sociales, es cada vez más cuesta arriba lograr tener el éxito deseado ¿Por qué? Sencillo, cada vez hay que pagar más para poder tener una retribución considerable.

Esta situación ahoga cada vez más a las empresas ya que se requiere más dinero para las campañas publicitarias, especialistas para hacer llevaderos los cambios de algoritmo y la probada violación a la privacidad de sus usuarios.

Caso Lush

Hace algunos días la reconocida marca de cosméticos anunció que cesaría por completo sus actividades en redes sociales. Esto trajo consigo un gran debate sobre la permanencia de ciertas marcas en el mundo digital.

La postura de Lush fue muy clara, alegaron que estaban cansados de luchar contra algoritmos y el costo que tenían que asumir para que su contenido fuese efectivo era muy alto. Sin embargo, anunciaron que sus canales de comunicación segarían operativos (Web y chats).

Lush apuesta a una comunicación directa, en donde se pueda obtener un feedback real y medible de parte de sus clientes sin tener que pagar un costo exorbitante.

¿Exagerado o realista?

El tiempo dirá si Lush está tomando una decisión correcta o no. Sin embargo, la famosa marca británica no dejará por completo el mundo digital, al contrario, se tiene planteado destinar su inversión en una campaña de microinfluencer.

Al mismo tiempo, como se mencionó anteriormente, sus perfiles en redes permanecerán abiertos para una comunicación directa a través de chats y correos electrónicos.

¿Vale la pena seguir en las Redes Sociales?

Hay un hecho difícil de objetar: cada vez hay que pagar más para entrar en el juego digital. Muchas empresas grandes y reconocidas han asumido este costo elevando su presupuesto para sus perfiles sociales, sin embargo, es cada vez más difícil para las Pymes hacerse un lugar entre un público determinado.

Sin dudas la movida de Lush marcó un precedente, ya veremos si alguna otra marca reacciona de la misma manera. Por ahora, quedará de parte de las Pymes encontrar métodos creativos para darse a conocer con una inversión baja.

¿Suena complicado? Puede ser, sin embargo, este tipo de situaciones son las que fomentan la innovación. Sin duda estamos por ver nuevas propuestas dentro del mundo digital y eso es realmente emocionante.

Más en TekCrispy