El sur de California es reconocido en todo el mundo por sus playas, parques temáticos, producción vinícola y cinematográfica, pero también por sus terremotos. Los registros geológicos muestran que durante la última década, más de 180.000 sismos ocurrieron en esta región, pero de acuerdo a una reciente investigación, esa es una cifra que no refleja la realidad.

Valiéndose de un novedoso enfoque que permite detectar pequeños eventos sísmicos, los investigadores han identificado más de 1,6 millones de terremotos previamente desconocidos que ocurrieron el sur de California entre los años 2008 y 2017.

Los hallazgos muestran que cada 3 minutos, unas 495 veces al día, ocurren temblores en la región, pero por su baja intensidad, son prácticamente indetectables en la superficie terrestre.

Análisis profundo

Las placas tectónicas continentales están en constante movimiento, y aunque ese desplazamiento apenas alcanza de 5 a 10 centímetros por año, desencadena sismos de variadas intensidades.

Los hallazgos de esta investigación amplían nuestra comprensión sísmica y podría mejorar la capacidad de predicción de grandes terremotos.

Ciertamente, las mayores preocupaciones se centran en los grandes terremotos; pero entre uno y otro evento sísmico de este tipo pueden pasar años, lo que hace que su estudio y predicción sea un verdadero desafío.

Afortunadamente para los sismólogos, los terremotos tienden a seguir una regla ordenada: mientras menor es la intensidad del sismo, con más frecuencia ocurre. Eso significa que los sismos pequeños ocurren regularmente, mientras que los terremotos que alcanzan una magnitud importante pueden suceder solo una vez al año.

De acuerdo a los investigadores, la regla también significa que los registros que los sismólogos mantienen están “inherentemente incompletos”, porque muchos de los sismos ocurridos que son demasiado débiles para ser detectados por los sismógrafos, y contar con un catálogo de terremotos más completo, ayudaría a los científicos a comprender mejor la física subyacente a los terremotos, lo que podría mejorar las predicciones.

Los investigadores explican que los temblores de muy baja intensidad son difíciles de identificar porque los datos sísmicos también incluyen el ruido de fondo, como los producidos por la construcción de edificios y las sacudidas del tráfico.

Déficit detectado

Para superar estas limitaciones, los sismólogos utilizaron una técnica llamada “coincidencia de plantilla”, donde se usa una señal de terremoto fácilmente identificable como plantilla para encontrar datos coincidentes que indiquen un temblor. El proceso se basó en datos de una red de aproximadamente 400 sensores sísmicos en California que miden continuamente el movimiento en la corteza terrestre.

La técnica utilizada reveló un gran déficit en el registro sismológico del sur de California.

Para la interpretación de esta gran cantidad de datos, los investigadores se valieron de una poderosa gama de procesadores de computadora para escanear el catálogo de terremotos y verificar más detalladamente el registro sísmico.

Este análisis detectó más de 10 veces la cantidad de terremotos que se conocía en la región durante la última década. En total, expresan los investigadores, el catálogo de terremotos del sur de California tiene un déficit de 1.620.000 sismos no registrados en el periodo estudiado.

Estos hallazgos proporcionan nuevos conocimientos sobre las ubicaciones y la geometría de las fallas debajo de la superficie, la manera en que se inician las secuencias de terremotos y cómo estos eventos sísmicos pueden interactuar y desencadenar otros terremotos.

En última instancia, manifiestan los autores del estudio, esperamos que el conocimiento obtenido de estos pequeños terremotos pueda mejorar la comprensión y nuestra capacidad de predicción de los grandes terremotos.

Referencia: Searching for hidden earthquakes in Southern California. Science, 2019. https://doi.org/10.1126/science.aaw6888