Foto: Reuters

Un nuevo informe de Business Insider ha revelado que el servicio de entrega de Amazon exige a sus conductores que tomen selfies para verificar sus identidades con su tecnología de reconocimiento facial. De esta manera, la compañía tendrá más control sobre el trabajo de los contratistas independientes del servicio.

Los conductores de Amazon Flex utilizan sus propios coches, cubren los gastos de gasolina y reparación de los coches por su cuenta y no tienen acceso a beneficios habituales de los trabajadores de Amazon, incluyendo la atención médica. En 2017, un informe de Gizmodo reveló las condiciones laborales de estos conductores, sin embargo, el panorama permanece igual en la actualidad.

Business Insider no ofreció detalles sobre la frecuencia con la que Amazon exige a los conductores que verifiquen su identidad con una selfie, o lo más preocupante: ¿Qué hace Amazon con estos datos? ¿Los elimina tras la validación o los almacena en sus servidores?

Por su parte, no se conoce el tipo de reconocimiento facial que utiliza la compañía para esta autenticación, aunque las especulaciones más negativas apuntan a que utiliza su sistema Rekognition, ampliamente cuestionado por especialistas tecnológicos y reguladores, quienes han criticado que Amazon esté dispuesto a suministrar este software a las autoridades.

En caso de que sea Rekognition el sistema de autenticación que Amazon utiliza para autenticar la identidad de los conductores de Amazon Flex, los rostros de estos trabajadores podrían servirle a la compañía de Jeff Bezos para mejorar el software. Sin embargo, la compañía explicó a The Verge que esta autenticación tiene la única finalidad de reducir el fraude.

Por ahora, Amazon no ha emitido otros comentarios sobre el nuevo sistema, o si esta política se incluirá también en su red de socios de logística. Hasta que la compañía no emita una declaración al respecto, los cuestionamientos sobre su manera de manejar la privacidad seguirán estando a la orden del día.