La piel de los esquamatos (serpientes y lagartos) ha atraído mucho interés debido a la presencia de escamas, la renovación periódica de la epidermis, las funciones de barrera, coloración, flexibilidad y la durabilidad, entre otras características.

Aunque la apariencia general y la estructura varían enormemente entre los taxones, todos tienen una capa externa de piel llamada estrato córneo, la cual les permite prosperar en muchos ambientes áridos o semiáridos.

Paleontólogos identifican un depredador prehistórico en Brasil que estaba bien armado

Una piel especial

El estrato córneo incluye una barrera de permeabilidad a base de lípidos y queratina. Sin embargo, la serpiente de mar de vientre amarillo (Hydrophis platurus) tiene una estructura de piel inusual.

Aspectos dorsales y laterales de las escamas Hydrophis platurus.

Una investigación realizada por investigadores de la Universidad de Florida encontró que de forma análoga a los elefantes, las serpientes marinas de vientre amarillo tienen una piel que puede crear una vaina de agua alrededor del animal.

El estudio es el primero en cuantificar la capacidad de retención de agua de la piel de esta serpiente de mar, un aspecto crucial para su capacidad de descansar en la superficie del océano y viajar grandes distancias en ultramar sin deshidratarse.

Para el estudio, los investigadores capturaron un grupo de especímenes vivos de Hydrophis platurus entre los años 2016 y 2017 en el Golfo de Papagayo, en Guanacaste, Costa Rica.

Las serpientes fueron observadas en el laboratorio y se filmaron para estudiar sus comportamientos relacionados a la bebida y el balance de agua. En complemento, los investigadores analizaron en microscopía electrónica muestras de piel y de epidermis mudadas.

Los investigadores encontraron que, a fin de apoyar la capacidad de H. platurus de moverse entre la superficie del océano y las profundidades, el nivel de queratina exterior es más delgado, de modo que permite un mejor intercambio de gases respiratorios en la piel.

Otros trucos

La piel también incluye receptores filamentosos que permiten a la serpiente detectar una presa cercana e incluso ayuda a distinguir el agua dulce del agua de mar. Adicionalmente, los investigadores observaron algunas características distintas, incluidos surcos a lo largo de sus escamas, en oposición a la morfología superpuesta de las escamas de otras serpientes.

Aunque a simple vista parece solo una serpiente más, la piel de Hydrophis platurus es bastante inusual.

Estos surcos recogen agua y forman una vaina alrededor de la serpiente de modo similar a la piel de elefante. De hecho, esta investigación muestra que la capa media de la piel de H. platurus presenta una organización de lípidos que se asemeja más a la piel de los mamíferos.

Autoridades impulsan proyecto de erradicación de ratas para preservar especies endémicas

Además, para evitar secarse mientras se sumerge constantemente en agua de mar, la piel de H. platurus crea activamente lípidos para mejorar la barrera de la permeabilidad. Este aumento en la producción de lípidos para mantener la piel hidratada es inusual entre los esquamates, incluidas otras especies de serpientes marinas, pero tiene paralelismos con la piel de los delfines y las ballenas.

Desde una perspectiva evolutiva, este estudio confirmó que estas serpientes están muy bien adecuadas para vivir en el mar, y el secreto está en su piel.

Referencia: Structure and function of skin in the pelagic sea snake, Hydrophis platurus. Journal of Morphology, 2019. https://doi.org/10.1002/jmor.20963

Más en TekCrispy