Bien sea en la escuela o en la universidad, muchos padres y maestros suelen llamar ‘lentos’ a los alumnos que tardan un poco más en procesar la información. Pues bien, finalmente este proceso de aprendizaje tiene una explicación científica.

Un grupo de científicos de la Universidad de Singapur ha revelado que la velocidad con la que una persona capta, procesa, asimila, almacena y utiliza información, está directamente involucrada con el momento en el que se produce la neurotransmisión en su cerebro.

El proceso que se desarrolla en nuestros cerebros cuando identificamos objetos y tomamos decisiones con rapidez, se conoce como ‘plasticidad dependiente del tiempo de espiga’ (STDP, por sus siglas en inglés). Este proceso se presenta en el hipocampo, una región crítica para la creación de memoria, y también permite ofrecer un panorama más claro sobre la variedad de aprendizajes basados en secuencias temporales y secuenciales.

El STDP se utiliza en el aprendizaje de situaciones cotidianas, como la trayectoria de un objeto que se aproxima con rapidez y evitarla oportunamente. Este proceso depende de la fuerza con la que las neuronas se conectan, un fenómeno conocido como sinapsis, que interviene en la creación de memoria en el cerebro y el aprendizaje.

¿Crudos o cocidos?, así es como el cerebro reconoce los alimentos

En el STDP, los datos entrantes generan una especie de ‘pico’ eléctrico en la neurona presináptica, que se encarga de estimular la neurona para que esta libere neurotransmisores mediante la sinapsis a una neurona “postsináptica”. Justo allí, la información se transforma otra vez en un pico eléctrico.

El estudio llevado a cabo por la Escuela de Medicina NUS Yong Loo Lin, ha revelado que cuando las neuronas presinápticas y postsinápticas se activan sincronizadamente, o al menos con una diferencia inferior a 30 milisegundos, las conexiones entre ellas se ven fortalecidas. Esto quiere decir que la información es recibida, almacenada y procesada de manera más rápida.

En este sentido, los investigadores observaron que cuando los picos eléctricos presinápticos y postsinápticos se generan al mismo tiempo, la conexión puede fortalecerse para los datos “débiles”, de manera que se almacenan con más facilidad. La investigación destaca la importancia del tiempo en la actividad neuronal, y siembra un precedente para comprender mejor los diversos trastornos vinculados al sistema nervioso central.

Referencia: Long-term population spike-timing-dependent plasticity promotes synaptic tagging but not cross-tagging in rat hippocampal area CA1.PNAS March 19, 2019 116 (12) 5737-5746; first published February 28, 2019. DOI: 10.1073 / pnas.1817643116

Más en TekCrispy