Aplicar hielo a un músculo después de una lesión es una terapia comúnmente prescrita para tratar las contusiones musculares. Pero la ciencia reciente pone esto en tela de juicio, tanto que el hombre que popularizó esta práctica, también conocida como crioterapia, ahora argumenta que es perjudicial.

A finales de los años 70, el doctor Gabe Mirkin publicó uno de los libros más populares de la medicina deportiva, en donde dio a conocer el método RICE (acrónimo en inglés de descanso, hielo, compresión y elevación). Ahora, cuatro décadas después, el autor actualiza su posición sobre su recomendación y manifiesta que en vez de ayudar, tratar una lesión con hielo puede demorar la curación.

45% de las lesiones por scooters eléctricos son traumatismos craneales

Respuesta natural del sistema inmune

Estudios que han investigado la recomendación de tratar las lesiones musculares con hielo, casi no han encontrado evidencia de que esta práctica acelere la curación.

Todo lo que hacen los atletas para reducir la inflamación retrasa la curación de esas lesiones.

La evidencia ha encontrado que colocar hielo a una lesión del tejido blando reducirá la hinchazón, que se pensaba que demoraba la curación, pero ahora los investigadores creen que la inflamación es en realidad un componente necesario del proceso de curación.

El doctor Mirkin explica que cuando hay daños en los tejidos blandos, como los tirones musculares, las distensiones o el dolor general, el sistema inmunitario responde enviando células inflamatorias, llamadas macrófagos, a los tejidos afectados.

Una vez allí, estas células liberan IGF-1 (factor de crecimiento similar a la insulina), y es esta hormona la que impulsa la reconstrucción y reparación de los tejidos afectados. La investigación también indica que la aplicación de hielo en el área lesionada previene la liberación de IGF-1 y, en última instancia, retrasa la curación.

Reduce el dolor y la hinchazón, pero a un costo

“Hace tiempo que sabemos que el hielo funciona para reducir el dolor y la hinchazón. También sabemos que el frío hará que los vasos sanguíneos se contraigan. Sin embargo, el efecto secundario no deseado de esta constricción es que se evita que las células inflamatorias y sus hormonas curativas lleguen a los tejidos lesionados”.

Ahora los investigadores creen que la inflamación es en realidad un componente necesario del proceso de curación.

De acuerdo al doctor Mirkin, todo lo que hacen los atletas para reducir la inflamación retrasa la curación de esas lesiones. Eso incluye tomar medicamentos antinflamatorios, usar hielo u otras compresas frías, y cualquier otra acción que detenga o bloquee la respuesta natural del sistema inmunitario a una lesión.

45% de las lesiones por scooters eléctricos son traumatismos craneales

El principal beneficio de colocar hielo en una lesión es ayudar a controlar o reducir el dolor. Eso puede parecer algo bueno. Sin embargo, colocarlo por más de 5 minutos puede resultar perjudicial no solo para la reparación del tejido, sino que también puede reducir la fuerza, la flexibilidad y la resistencia.

Si una persona usa hielo para controlar el dolor que le causa una lesión muscular, no debería hacerlo por más de 5 minutos; transcurrido este tiempo, se debe retirar el hielo por un mínimo de 20 minutos antes de volver a aplicar.

Referencias:  

Effect of local cold-pack application on systemic anabolic and inflammatory response to sprint-interval training: a prospective comparative trial. European Journal of Applied Physiology, 2009. https://dx.doi.org/10.1007/s00421-009-1138-y

Does Cryotherapy Improve Outcomes With Soft Tissue Injury? Journal of Athetic Training, 2004. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC522152/

Why Ice Delays Recovery. DrMirkin.com, 2019. https://bit.ly/1oH7W8a

Más en TekCrispy