Nos remontamos a tu niñez, es sábado por la mañana, te levantas y aún con tu pijamas puesta te sientas al frente del televisor de la sala a ver tus dibujos animados favoritos, ves en la cocina a tus padres preparar desayuno, sin embargo a ti, te sirven tu cereal preferido y te lo comes poco a poco mientras ves la tv.

¿Bonito recuerdo no? Qué pasa si después de muchos años estás en tu supermercado de preferencia y te encuentras por mera casualidad a una estantería llena del mismo cereal con exactamente el mismo diseño de empaque de esa época, vale la pena comprarlo ¡por los viejos tiempos!

Hace unos años que estamos observando entre nuestros anaqueles un fenómeno recurrente. Varios productos están sacando al mercado versiones antiguas de sus empaques y características para conmover y evocar recuerdos en los consumidores.

La cerveza de papá, la gaseosa preferida del hermano, el maquillaje de mamá o los dulces de tu niñez, no hay duda, la nostalgia está de moda.

Cereal Trix

¿Nos fuimos muy atrás? No hay dudas, sin embargo a esta marca de cereal le ha ido bien empaquetando sus productos con el diseño de sus primeras versiones. Hay que fijarse cómo mezclan su antiguo diseño, no obstante mantienen aspectos contemporáneos, como la tabla nutricional.

Pepsi y sus 120 años

Muchas generaciones han disfrutado de Pepsi. Sin dudas, la mejor celebración es dar una revisada por todas las épocas (40s, 50s, 80s y 90s) en la que cada lata contiene diseños completamente distintos que te darán un valor agregado de sentirte por un momento en aquellas épocas de oro.

Johnnie Walker: un viejo caminante

Esta clásica marca de whisky escocés sacará al mercado una edición limitada con sus antiguas versiones. Allí buscarán dar una experiencia mucho más premium a sus consumidores al brindar empaques coleccionables.

Fritolay nos lleva de nuevo al recreo

Ruffles, Cheetos, Sabritas o Doritos. Todo eso suena a infancia. Bolsas y bolsas fueron y vinieron durante esos días de colegio, hoy, podemos encontrar ese mismo diseño y trasportarnos a buenos momentos.

La nostalgia vende

Sin dudas las marcas que apelan a esta estrategia consiguen un aumento inmediato en las ventas y además experimentan un posicionamiento único al revivir momentos en sus consumidores. Un ejemplo claro sería la reedición de los Adidas Gazelle y su éxito mundial en ventas.

Lo interesante de es que se convierte a un producto habitual en un material coleccionable llevando la experiencia del consumidor a otro nivel.

Sin duda recordar momentos felices elevan por mucho nuestro nivel de satisfacción con un producto, queremos volver a tener con nosotros aquellos elementos con los que fuimos feliz.

Más en TekCrispy