El día de ayer, Apple y Qualcomm pusieron fin a todos sus conflictos legales por violación de patentes. El sorpresivo movimiento generó una reacción casi inmediata del fabricante de chips Intel, que ha revelado que dejará de fabricar hardware 5G para smartphones.

Según un informe de Nikkei Asian Review, tanto Apple como Qualcomm han negociado los detalles del acuerdo por varias semanas, logrando un acuerdo de licencia de patente por 6 años, con posibilidad de extenderlo por dos años más. Además, la negociación incluyó un pago no definido a Qualcomm por parte de los de Cupertino.

Ahora, Intel ha anunciado su salida del mercado de chips 5G, planteando interrogantes sobre el futuro de la compañía en el desarrollo de esta tecnología, teniendo en cuenta que el sector de los smartphones espera mucho más de este tipo de compañías luego de que experimentar un declive progresivo en las ventas durante los últimos 3 años. En este sentido, Intel afirmó hoy:

No hay un camino claro hacia la rentabilidad y los rendimientos positivos en el negocio de los módems para smartphones. Dicho esto, 5G sigue siendo una prioridad estratégica en Intel y seguimos invirtiendo en nuestro negocio de infraestructura de redes 5G.

Asimismo, Intel dijo que analizaría la posibilidad de desarrollar módems 5G para ordenadores y dispositivos del Internet de las Cosas (IoT). La compañía estadounidense dijo que continuará invirtiendo recursos en su infraestructura para redes 5G.

Consecuencias del acuerdo

El acuerdo alcanzado por Apple ha marcado un hito sin precedentes que seguramente servirá para impulsar la adopción de la tecnología 5G. Evidentemente, Qualcomm es el gran ganador de la partida, sin embargo, es importante destacar las consecuencias que esta noticia genera a toda la industria.

Última actualización de macOS podría hacer más brillante la pantalla de la MacBook Air 2018

En el caso de Apple, la compañía parece en una posición más privilegiada luego de resolver sus disputas con Qualcomm. Cuando los litigios llegaron a su punto más gris, se especuló en torno a la posibilidad de que el iPhone se quedara atrás con respecto a los dispositivos Android de la competencia. De hecho, los proyectos de Apple parecían estar en una encrucijada si salida.

En este sentido, el futuro de Apple no parece basarse en una desventaja tecnológica, lo que favorece enormemente a la compañía en términos de innovación gracias a Qualcomm.

¿Qué pasará con Intel?

Para nadie es un secreto que el fabricante de hardware tenía muchos elementos en contra para equipar los iPhone con sus chipsets 5G. Por ello, los rumores apuntaban a que Apple no lanzaría un iPhone con tecnología 5G sino hasta el año 2021. Se espera que Apple comience a utilizar módems 5G de Qualcomm en el año 2020, sin embargo, no hay nada dicho de manera oficial.

Aunque pareciera que el acuerdo entre Apple y Qualcomm puede representar un problema para Intel, puede ser visto también como una ‘liberación’ para esta última. Los vínculos entre Intel y Apple no eran lo suficientemente amplios como para que este acuerdo afecte negativamente a Intel, y la prueba más veraz de ello fue la rapidez con la que la empresa anunció que se retiraría del negocio 5G.

Cuando hablamos de ‘liberación’, nos referimos a que Intel ahora podrá centrarse en lo que siempre ha sabido hacer, enfocándose en aspectos importantes de su negocio de procesadores para PC.

Más en TekCrispy