Un equipo de investigadores informó haber encontrado trazas de las rocas primarias del Sistema Solar atrapadas dentro de uno de los meteoritos caídos en el Polo Sur de la Tierra en el pasado reciente.

Se trata de una pequeña pieza de un cometa capturado durante las edades más tempranas del Sistema Solar, cuando los planetas aún se estaban formando, y que miles de millones de años después llegó a la superficie de nuestro planeta. Simplemente no tenemos muchas muestras de cometas aquí en la Tierra para estudiar, lo que hace que este descubrimiento sea muy emocionante.

Encuentran fragmento de planeta muerto orbitando alrededor de un 'cadáver' estelar

Análisis revelador

Desde mediados de la década de 1970, se han realizado regularmente expediciones a la Antártida para recolectar y catalogar meteoritos que caen periódicamente en este territorio. Durante las últimas cuatro décadas, los científicos han logrado encontrar y estudiar más de 20 mil fragmentos de estas piedras celestiales.

El análisis interno del meteorito reveló pequeñas inclusiones oscuras de una naturaleza incomprensible.

Estudiando el meteorito LAP 02342, encontrado por expertos de la NASA en las Montañas Transantárticas en el año 2002, los investigadores descubrieron rastros de una de las colisiones más antiguas entre asteroides y cometas, la cual se estima ocurrió hace unos 4.400 millones de años, en los primeros momentos de la formación del Sistema Solar.

El meteorito LAP 02342 es una de las llamadas condritas CR2, meteoritos, cuyos progenitores fueron las llamadas condritas carbonáceas, uno de los asteroides más primitivos y antiguos del Sistema Solar. Como regla general, este tipo de meteoritos contienen grandes cantidades de materia orgánica y rara vez alcanzan la superficie de la Tierra en su forma original.

En este sentido, LAP 02342 fue una gran excepción: sus capas más superficiales casi no se “cocieron” durante la caída de este meteorito a la Tierra. Por esta razón, los investigadores recientemente decidieron cortarlo y estudiar la composición química de sus impolutas capas internas.

Poco imaginaban la sorpresa que les esperaba: cuando los científicos analizaron el meteorito encontraron en su interior pequeñas inclusiones oscuras de una naturaleza incomprensible, las cuales contenían grandes cantidades de sustancias orgánicas y volátiles, incluidas cetonas y azúcares.

Su composición isotópica resultó no ser menos extraña: contenía las fracciones “incorrectas” de oxígeno pesado, deuterio y nitrógeno-15, que no coincidían con otros cuerpos pequeños del Sistema Solar, ni con el Sol, ni con los planetas.

Huellas de un pasado lejano

Hasta ahora, no se había observado nada similar en otros meteoritos; sin embargo, una composición similar se ha encontrado en la materia en otras dos partes del cosmos; en la materia del cometa Churyumov-Gerasimenko y en los granos de polvo que llegaron al Sistema Solar desde el espacio interestelar.

La ilustración muestra la colisión de un cometa con un asteroide, lo que los científicos suponen explica cómo llegaron las trazas cometarias al interior del meteorito.

Como explican los científicos, este es el tipo de composición que se cree dominaba la nebulosa protoplanetaria de donde se formaron el Sol, la Tierra y todos los demás planetas.

La Luna libera grandes cantidades de agua tras lluvia de meteoritos

En consecuencia, los autores sugieren que este polvo pudo haber penetrado en el asteroide en el pasado lejano. En ese momento, los granos de polvo comenzaron a unirse en piedras más grandes, que más tarde se convirtieron en el núcleo de cometas y asteroides, los cuales colisionaban periódicamente entre sí, muchas veces provocando su destrucción mutua, pero en algunos casos, como parece ser el caso de LAP 02342, su unificación.

En consecuencia, el descubrimiento de estos rastros cometarios encapsulados en el interior de LAP 02342 permite a los científicos planetarios estudiar por primera vez la materia primaria del Sistema Solar, sin esperar el regreso de las misiones Hayabusa-2 y OSIRIS-REx con muestras de polvo de los asteroides Ryugu y Apophis.

Referencia: A cometary building block in a primitive asteroidal meteorite. Nature Astronomy, 2019. https://doi.org/10.1038/s41550-019-0737-8

Más en TekCrispy