Luego de varios años de intensa disputa legal, Apple y Qualcomm finalmente han dejado atrás sus diferencias. Ambas compañías han anunciado que pondrán fin a todos los litigios actuales entre ellas, llevando incluso su relación más allá al establecer un acuerdo de licencia de patente global por 6 años para el suministro de chipsets. A través de un comunicado, Apple reveló que el acuerdo de licencia, vigente a partir del pasado 1 de abril, podrá ser prorrogado por dos años.

El anuncio tendrá un impacto importante en los dispositivos de Apple durante los próximos años. Rumores anteriores revelaron que Apple estaba considerando desarrollar su módem 5G para el próximo iPhone con la colaboración de Intel, sin embargo, todo indica que el acuerdo alcanzado hoy vuelve a poner la unión Apple-Qualcomm sobre la mesa para el desarrollo de esta tecnología.

Además, el comunicado revela que Apple pagará una suma no especificada a Qualcomm, lo que quiere decir que Apple podría haber cedido más en la negociación de manera estratégica, en vez de continuar con las disputas legales que estaban literalmente ‘exprimiendo’ el bolsillo de los de Cupertino.

Warby Parker lanza 'Virtual Try-On', una herramienta para probarse las gafas con realidad aumentada

Los litigios entre ambas compañías iniciaron en 2017, sin embargo, los últimos meses han sido decisivos en favor de Qualcomm, que logró ganar prohibiciones de algunos modelos antiguos de iPhone en países como China y Alemania. En noviembre de 2018, Steve Mellenkopf, CEO de Qualcomm, afirmó que su compañía estaba cerca de lograr un acuerdo con Apple, mientras que Tim Cook se negaba a dar su brazo a torcer en favor de una negociación positiva para ambas empresas.

Aún queda mucho por saber sobre los términos del acuerdo, sobre todo la cantidad que Apple pagará a Qualcomm y exactamente por qué está recurriendo a este pago. Asimismo, estamos lejos de conocer los términos del acuerdo de patentes por los chips, más allá de que ambas empresas dijeron que se extenderá por 6 años.

Más en TekCrispy