Suiza acaba de convertirse en el destino más odiado por los amantes del café al considerar que esta bebida no es esencial para la vida por aportar poco valor nutricional. En ese sentido, la Oficina Federal para Provisiones Económicas Nacionales de Suiza retiró el café de los kits de emergencia como guerras y desastres naturales, tras realizar una revisión periódica sobre los bienes vitales que se incluyen en tales kits.

Para entrar un poco en contexto, desde la Primera Guerra Mundial, Suiza creó su sistema de almacenamiento de emergencia para poder alimentar a la población en caso de que ocurra una emergencia, estos kits podrán mantener a sus ciudadanos alimentados por meses. Uno de los alimentos que se incluían normalmente en el kit era el café, para el cual el país ha almacenado al menos 15,300 toneladas –al menos tres meses de suministro– de granos de café sin tostar.

Puede que el café no aporte valor nutricional, pero sí psicológico

El café puede ser beneficioso en situaciones de crisis desde el punto de vista psicológico, pues no solo aumenta nuestro estado de alerta, sino que nos hace más sociales.

Observando este sistema de almacenamiento, la institución ha expresado mediante un comunicado oficial que “el café no es vital de acuerdo con los criterios actuales”. Para la Oficina, el café tiene bajo contenido calórico por lo que no contribuye en lo absoluto con la seguridad alimentaria desde el punto de vista nutricional. Un informe oficial respalda la decisión argumentando que el café, “virtualmente, no tiene energía”, pues carece de elementos como grasa, proteína y carbohidratos.

Al conocer este argumento, tiene sentido que se retire de los kits de emergencia pues no podría mantener alimentados a los consumidores, sin embargo, el café puede tener un aporte muy importante que no necesariamente tiene que ver con el nutricional.

¿Los huevos forman parte de una dieta saludable?

Durante años, psicólogos han estudiado los efectos que el café tiene sobre las personas desde el punto de vista psicológico. Un estudio reciente demuestra que, no solo el café con cafeína incrementa el estado de alerta de quienes lo beben, sino que también aumenta los niveles de participación de un individuo en un grupo.

No solo el café nos quita el cansancio, sino que también nos hace ser más sociables, tal como expresa la investigadora en psicología experimental Nadira Faber: “Los participantes que bebieron el café descafeinado se sintieron mejor consigo mismos y con todo el grupo, debido al humor –y sociabilidad– que el café tiene como efecto”.

Esta característica de la bebida podría ser especialmente importante para situaciones de crisis y emergencias en las que la colaboración humana es tan crucial. De modo lo que el café no puede aportar en valor nutricional, puede hacerlo desde el punto de vista psicológico.

En todo caso, la medida no se hará efectiva sino hasta 2022, así que esperemos que el apocalipsis no esté agendado para entonces. De momento, puede ayudarnos a sobrevivir cada lunes en la mañana.

Referencias:

  1. Coffee-compulsory warehouse questioned: https://www.admin.ch/gov/de/start/dokumentation/medienmitteilungen.msg-id-74644.html
  2. Coffee with co-workers: role of caffeine on evaluations of the self and others in group settings: https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/0269881118760665?journalCode=jopa&

Más en TekCrispy