Una reciente investigación ha revelado que la Luna se está ‘secando’ gradualmente a medida que los meteoritos impactan sobre su superficie. Según los científicos, luego de que un meteorito choca con el agua en la superficie lunar, la fuerza de dicho impacto y la carencia de atmósfera generan la pérdida del líquido en forma de vapor.

El estudio fue llevado a cabo por investigadores de la NASA y del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins en Maryland, EE.UU, y sus hallazgos podrían permitirles entender mejor la evolución del agua lunar, un recurso que podría servir para mantener las misiones futuras en la Luna y la exploración de los astronautas en el espacio exterior.

Aunque los modelos creados anteriormente habían predicho que la fuerza con la que impactaban los meteoritos contra la superficie lunar tenía la capacidad de liberar agua en forma de vapor, los investigadores no habían observado este fenómeno hasta ahora. En este sentido, Mehdi Benna, miembro del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, y autor principal del estudio, afirmó:

Rastreamos la mayoría de estos eventos a conocidos arroyos de meteoritos, pero la parte realmente sorprendente es que también encontramos evidencia de cuatro arroyos de meteoritos que no habían sido descubiertos previamente.

Hasta el momento, se conoce que en la Luna hay agua (H2O) y también hidróxido (OH), un elemento similar al H2O pero más reactivo. Sin embargo, los debates sobre cómo se originó el agua en la Luna siguen estando a la orden del día, así como también sobre su distribución en la superficie lunar.

Con motivo del anuncio de la investigación, el también autor del estudio, Richard Elphic, afirmó que la Luna no posee grandes cantidades de H2O en su atmósfera la mayoría del tiempo, pero cuando la corriente de meteoritos pasó por su superficie, fue lo suficientemente fuerte como para detectar el vapor que emergió.

Científicos encuentran un fragmento cometario en un meteorito asteroidal primitivo

Para que el agua sea liberada, los meteoritos debían penetrar casi 8 centímetros por debajo de la superficie de la Luna. Allí, se ubica una fina capa de ‘transición’ y luego una capa ‘hidratada’, en la que las moléculas de agua se adhieren a trozos de tierra llamados ‘regolitos’.

Luego de medir el agua en la exósfera, los científicos procedieron a calcular que la capa hidratada cuenta con una concentración de agua de 200 a 500 partes por millón, una concentración más seca que la del suelo de la Tierra, demostrando afirmaciones de estudios anteriores. A causa de que el material presente en la superficie lunar es sumamente esponjoso, un meteorito de apenas 5 milímetros de diámetro tiene el poder de liberar una gran cantidad de vapor cuando penetra en ella.

Los resultados del estudio pueden contribuir a explicar los extraños depósitos de hielo pertenecientes a las trampas frías que se ubican en las zonas oscuras de los cráteres polares. Las lluvias de meteoritos tiene la capacidad de transportar agua no solo dentro sino también fuera de las trampas frías. Los investigadores descartaron la posibilidad de que el agua detectada estuviese presente en los meteoritos y no en la Luna.

Referencia: NASA/Goddard Space Flight Center. “Meteoroid strikes eject precious water from moon.” ScienceDaily. ScienceDaily, 15 April 2019. DOI: https://svs.gsfc.nasa.gov/13078

Más en TekCrispy