De acuerdo a una colaboración internacional de científicos, es concebible que dentro de los próximos 20 a 30 años, se pueda desarrollar una interfaz segura, instantánea y en tiempo real entre el cerebro humano y los sistemas informáticos biológicos y no biológicos, lo que habilitaría las interfaces cerebro a cerebro, interfaces cerebro-computadora y sofisticadas interfaces entre el cerebro humano y la nube (B / CI).

Dichos sistemas B / CI humanos pueden alterar dramáticamente las comunicaciones entre humanos y máquinas, llevando la promesa de una mejora cognitiva humana significativa.

El trastorno de síntomas somáticos está vinculado a cambios en la conectividad funcional del cerebro

Nanorobots en el cerebro

El concepto B / CI fue propuesto inicialmente por el inventor futurista Ray Kurzweil, quien sugirió que los nanorobots neuronales podrían usarse para conectar la neocorteza del cerebro humano, la parte más nueva, inteligente y “consciente” del cerebro, a una “neocorteza sintética” en la nube.

Esta tecnología proporcionaría acceso instantáneo al conocimiento, un avance que revolucionaría al mundo tal como lo conocemos.

Los nanorobots neuronales propuestos proporcionarían monitoreo y control directo y en tiempo real de señales hacia y desde las células cerebrales.

Estos dispositivos navegarían por la vasculatura humana, cruzarían la barrera hematoencefálica y se auto-posicionarían precisamente entre las células del cerebro, o incluso dentro de ellas.

Luego, transmitirían de forma inalámbrica información codificada hacia y desde una red de supercomputadoras basada en la nube para la supervisión del estado del cerebro en tiempo real y la extracción de datos.

El doctor Nuno Martins, investigador afiliado al Laboratorio Nacional Lawrence en la UC Berkeley y autor principal del estudio, explica:

“Un sistema B / CI humano mediado por nanorobots neurales podría permitir a las personas tener acceso instantáneo a todo el conocimiento humano acumulado y disponible en la nube, al tiempo que mejora significativamente la capacidad de aprendizaje y la inteligencia humana”.

Según los investigadores, La tecnología B / CI también podría permitirnos crear un futuro “sistema global” que conectaría redes de cerebros humanos individuales e inteligencia artificial para permitir el pensamiento colectivo.

Desafíos superables

Probablemente, el mayor desafío de todos en el desarrollo de una tecnología B / CI es lograr que estas nanopartículas (y nanorobots) se introduzcan de manera segura en el cerebro a través de la circulación.

Los nanorobots propuestos proporcionarían monitoreo y control directo y en tiempo real de señales desde y hacia las células cerebrales.

Sin embargo, el progreso exponencial de la nanotecnología, la nanomedicina, la inteligencia artificial y la computación, explican los investigadores, hace pensar que se encontrarán maneras de superar estos desafíos.

De acuerdo con las estimaciones del grupo, incluso las supercomputadoras existentes tienen velocidades de procesamiento capaces de manejar los volúmenes necesarios de datos neuronales para B / CI.

Más bien, la transferencia de datos neuronales hacia y desde las supercomputadoras en la nube probablemente sea el último cuello de botella en el desarrollo de B / CI.

Sincronizar las ondas cerebrales puede combatir problemas de memoria relacionados con la edad

Los autores del estudio señalan que el avance de la nanorobótica neural, permitiría desarrollar “supercerebros” que puedan aprovechar el poder de pensamiento de cualquier número de humanos y máquinas en tiempo real.

Esta tecnología proporcionaría acceso instantáneo al conocimiento del mundo y a la inteligencia artificial, revolucionando las comunicaciones, la educación, el trabajo y el mundo tal como lo conocemos.

Referencia: Human Brain/Cloud Interface. Frontiers in NeuroScience, 2019. https://doi.org/10.3389/fnins.2019.00112

Más en TekCrispy