Rusia ha multado a Facebook con la cantidad de USD$50 –equivalente a 3.000 Rublos– por negarse a proporcionar información sobre la localización de datos personales de los usuarios rusos y violar una ley federal de protección de datos.

Esta decisión estuvo a cargo del juez de la estación mundial número 422, Anton Kozyrev, quién refirió la ofensa en virtud del art. 19.7 del Código Administrativo de la Federación Rusa.

Una nueva infracción

Esta multa llega luego de que el Servicio Federal de Supervisión de Comunicaciones, Tecnología de la Información y Medios de Comunicación de Rusia (Roskomnadzor) presentara una queja en contra de la red social por no cumplir con la Ley Federal Nº FZ-242 de Rusia.

Esta Ley que entró en vigencia el 1 de septiembre de 2015 destaca que “todas las empresas nacionales y extranjeras que acumulan, almacenan o procesan los datos de los ciudadanos rusos deben hacerlo en servidores ubicados físicamente dentro de las fronteras de Rusia“.

En este sentido, se conoció que Facebook no solo irrumpió esta Ley al no revelar la ubicación de sus servidores, sino que además no tuvo ni la más mínima intención de asistir al juicio, pues sus representantes no se presentaron en el juzgado.

Una primera opción

Luego del bloqueo de LinkedIn en el 2016 por parte de Roskomnadzor, Alexander Zhárov jefe de ente regulador mencionó que Twitter y Facebook tenían hasta el inicio de 2018 para transferir datos de usuarios rusos dentro de las fronteras de este país.

Transferencia de datos a territorio ruso

Ante esta medida, Facebook indicó que los datos de sus usuarios no se ubican en servidores según criterios geográficos, sin embargo, Zhárov declaró que de acuerdo a la ley las compañías pueden ser obligadas a ubicar las bases de datos de los usuarios rusos en territorio de Rusia, y que para ello contaban con un plazo de nueve meses.

Primeros pasos

Aunque esta multa nos parezca más bien una burla, debido a su monto, esta se presenta como uno de los primeros pasos que realizan las autoridades en este proceso legal que podría terminar en la prohibición de la red social dentro de las fronteras de Rusia.