Acer Spin 5 3

El Departamento de Energía de los Estados Unidos está explorando la aplicación de la tecnología blockchain como una forma de defensa contra los ataques cibernéticos en las centrales eléctricas. La información proviene de un anuncio publicado el miércoles por la unidad del Laboratorio Nacional de Tecnología Energética (NETL, por sus siglas en inglés) del departamento.

El NETL del departamento de Energía de los Estados Unidos inició la Fase II de un proyecto de seguridad eléctrica en asociación con la compañía Taekion, cuya sede se ubica en Colorado, anteriormente conocida bajo el nombre de Grid7.

El proyecto tiene como objetivo prevenir los ataques cibernéticos en las centrales de generación eléctrica por medio de aplicaciones de seguridad pendientes de patente, entre las cuales se encuentran algunas basadas en la tecnología blockchain.

Partiendo del hecho de que en la tecnología blockchain la información no se almacena en un lugar central, sino se distribuye bajo consenso de los integrantes de la red, Taekion explora cómo dicho protocolo se puede utilizar en una planta de energía. En esta, se mantendría un libro mayor distribuido en el que se registren todas las transacciones de sensores, actuadores y dispositivos. De esta forma, no existirá un punto único de falla.

Para poder mantener la seguridad de una red eléctrica, es necesario contar con información precisa sobre el estado de las operaciones de la planta. La publicación hace mención de un método de ataque cibernético en el que los hackers hacen creer que el sistema parece operativo cuando en realidad lo han cerrado y dejan a millones de personas sin energía. Un ejemplo de ello ocurrió en Ucrania en el año 2016, resultando en cortes de energía generalizados durante el invierno.

La investigación de NETL con Taekion, valorada en US$ 1 millón, se enfoca en frustrar los ataques al evitar que los piratas informáticos alteren la información de la planta.

El proyecto apunta a otras aplicaciones que permitirán proteger los datos de proceso en las instalaciones de la planta. Con ello, podrá incrementarse la confiabilidad de la red con una infraestructura de energía más descentralizada.