Inmediatamente después de invadir la barrera epitelial intestinal, los patógenos bacterianos, como la salmonela, generan una respuesta que provoca la intervención de un batallón de células inmunitarias, macrófagos y neutrófilos, y generalmente se neutraliza la infección.

Sin embargo, algunos de estos patógenos han desarrollado estrategias para, no solo evadir la acción de los macrófagos, sino penetrar en ellos y sobrevivir en su interior, un entorno en el que la bacteria permanece oculta a la acción del sistema inmune.

Una nueva vacuna contra la culebrilla protege también a pacientes inmunodeprimidos

Caballo de Troya

La supervivencia dentro del macrófago permite que el patógeno alcance el torrente sanguíneo y se propague desde su ubicación hasta el bazo, el hígado, la médula ósea y otros órganos, lo que provoca consecuencias potencialmente mortales.

La bacteria salmonela penetra en los macrófagos (en la imagen) para diseminarse a otros órganos.

Hasta ahora, los mecanismos que subyacen a este paso inicial crítico en el proceso de diseminación son poco conocidos.

En este contexto, los resultados de una reciente investigación realizada en ratones sugieren que las bacterias del género salmonela inducen la propagación al interrumpir las señales eléctricas en el intestino.

Para investigar el proceso, un equipo de investigadores de la Universidad de California en Davis, colocó células de membrana intestinal de ratones en un campo eléctrico para imitar un intestino infectado.

El equipo descubrió que sin la presencia de bacterias, casi todos los macrófagos se movían hacia el extremo del campo cargado positivamente, correspondiente al interior de los intestinos.

Abandonando el intestino

Sin embargo, después de engullir la bacteria Salmonela enteritidis, la especie más común asociada con la intoxicación alimentaria, aproximadamente el 41 por ciento de los macrófagos invirtió la dirección, moviéndose hacia el extremo cargado negativamente, correspondiente al abandono del intestino.

Bacteria Salmonela enteritidis.

Al respecto, el investigador Yaohui Sun, académico en el Departamento de Dermatología de la Escuela de la Medicina de la UC Davis y autor principal del estudio, comentó:

“Sabíamos que la bacteria salmonela tiene proteínas que las ayudan a sobrevivir dentro de los macrófagos, pero no está claro cómo cambian la carga eléctrica que atraen a los macrófagos. Es posible que las bacterias liberen enzimas que dañan las estructuras de azúcares sensibles a la carga en la superficie de los macrófagos”.

Diferencias genómicas del sistema inmunológico pueden influir en el desarrollo del cáncer pulmonar

Los autores del estudio manifiestan que los hallazgos de esta investigación pueden ayudar a desarrollar tratamientos para combatir la infección por salmonela, así como otras enfermedades.

Los investigadores explican que el mecanismo observado pudiera no ser una estrategia implementada por la bacteria salmonela exclusivamente. Por ejemplo, la bacteria que causa la tuberculosis también se propaga utilizando macrófagos, y por lo tanto puede usar una estrategia similar.

Referencia: Infection-generated electric field in gut epithelium drives bidirectional migration of macrophages. Plos Biology, 2019. https://doi.org/10.1371/journal.pbio.3000044

Más en TekCrispy