No, la foto que se muestra al principio no es una visión desenfocada de Sauron de ‘El Señor de los anillos’, y aunque sí puede recordar un poco al personaje de Tolkien, realmente se trata de la primera imagen real de un agujero negro que se ha capturado en la historia.

El agujero negro M87, situado en el centro de la galaxia Virgo A, es el primero que podemos ver en la tierra, tras 2 años de esfuerzos por crear un zoom tan potente que permitiera llegar más allá del punto donde escapan la luz y la materia. M87 está situado a 53 millones de años luz y aunque no es el agujero negro más cercano de la Tierra, su gran tamaño –tan grande como toda nuestra galaxia– lo hace uno de los dos más grandes que podemos ver desde el cielo.

¿Cómo se captura un agujero negro a 53 millones de años luz?

Tal como expresamos en TekCrispy hace unas semanas, National Science y el Event Horizon Telescope se unieron para capturar la imagen desde ocho observatorios de distintos países, para crear un telescopio que fuese tan grande como la Tierra para capturar las imágenes. Efectivamente, durante la rueda de prensa presentada hoy, los astrónomos explicaron que conectaron radiotelescopios en todo el mundo para magnificar la resolución de M87.

La imagen no es solo del agujero negro. Dado que los agujeros negros no emiten radiación en algún punto lo suficientemente cerca para ser detectado por un telescopio real –incluso el más avanzado–, los bordes del mismo contienen un alto nivel de gravedad que no permite que la luz se escape. Es por ello que los astrónomos se adelantaron a una posible imagen que representara una región oscura sobre un fondo brillante, sirviendo como una especie de sombra que se proyecta encima de la materia que se amontona alrededor del agujero. Este proceso fue el que logró captar Event Horizon Telescope a través de ondas radiales.

La NASA desarrolla robots 'blandos' para tareas peligrosas en el espacio

M87 confirma que los agujeros negros supermasivos sostienen galaxias

Sheperd Doeleman, director del Event Horizon Telescope y astrofísico de Harvard, sostiene que la imagen permite demostrar el “claro vínculo entre los agujeros negros supermasivos y las galaxias brillantes”. De hecho, confirma que la galaxia Virgo A y nuestra Vía Láctea están unidas por agujeros negros.

Además de obtener esta respuesta, los físicos también pudieron comprobar que la Teoría de la Relatividad de Einstein es aplicable aún en los límites de los agujeros negros, algo que algunos investigadores predijeron que se caería. ¿Y cómo se sabe esto? La mancha de forma circular que aparece en la imagen –tal como lo predijo la relatividad– confirma que la teoría aún tiene vigencia incluso en los entornos más extremos del universo.

El hallazgo se trata de un gran avance para la física en tanto que se logra comprobar la teoría de Einstein, pero también deja algunas preguntas al aire, por ejemplo, cómo la relatividad y la mecánica cuántica llegan a cruzarse.

No cabe duda de que, habiendo cosechado este éxito, los investigadores seguirán buscando llegar más allá para poder dar con más respuestas sobre los misterios de nuestro universo.

Referencia:

IT’S HERE: The First-Ever Close-Up of a Black Hole: https://www.livescience.com/65196-black-hole-event-horizon-image.html

Más en TekCrispy