La Comisión de Servicios Financieros de Mauricio (FSC, por sus siglas en inglés), aclaró las reglas que aplicarán a los proyectos interesados en lanzar una oferta de tokens de valores (STOs, por sus siglas en inglés).

En estos lineamientos publicados el lunes, la FSC aseguró que los tokens de valores se clasifican como valores según la definición del Acta de Valores de 2005 del país, pero de forma digital.

En este sentido, los emisores que quieran recaudar fondos a través de STOs deberán obtener aprobación previa del ente regulador, según se estipula en el documento. No obstante, si el emisor tendrá como objetivo inversionistas y fondos “sofisticados” o “expertos”, así como esquemas de inversión profesional, no necesitará aprobación previa.

De esta forma, cualquiera que solicite a otro realizar transacciones con tokens de valores también deberá obtener una licencia bajo el Acta de Valores y cumplir con las regulaciones pertinentes. De lo contrario, según el documento, se considerará una ofensa criminal.

Estas reglas incluyen conducir de forma adecuada el proyecto de STO, su equipo y sus “derechos y obligaciones” en términos de los activos respaldando los tokens. Los proyectos de STO también deberán informar a sus clientes de forma “precisa, transparente y oportuna” los riesgos involucrados en su inversión.

Adicionalmente, el ente regulador advirtió que los STOs conllevan un alto riesgo y que los inversionistas no cuentan con la protección de ningún acuerdo de compensación o ente regulador de la nación.

Asimismo, estos lineamientos representan la segunda serie de notas que el regulador financiero publica para las empresas FinTech. El septiembre pasado, la FSC publicó su primer marco de guía para los activos digitales, reconociéndolos como una clase de activo para inversionistas expertos.

A principios de año, el ente regulador también publicó sus reglas finales para los custodios de activos digitales, ordenándoles obtener licencia antes de ofrecer cualquier tipo de servicio de resguardo de fondos.