A menos de 3 meses del cierre de la principal casa de cambio de criptomonedas de Canadá, QuadrigaCX, se declaró oficialmente en bancarrota, informó el 8 de abril la prensa local.

La novela del desafortunado exchange QuadrigaCX, donde 115,000 usuarios perdieron cerca de $ 190 millones de dólares en criptoactivos, parece haber llegado a su fin. La bancarrota fue aprobada hoy por el juez de la Corte Suprema de Nueva Escocia, Michael Wood, y sigue la recomendación del supervisor ordenado por el tribunal, Ernst & Young (EY), de que se declarase en quiebra.

Y es que el equipo legal de EY argumentó que el proceso de reestructuración en curso para QuadrigaCX bajo la Ley de Acuerdos de Acreedores de Compañías (CCAA) debería cambiar a un proceso alternativo bajo la Ley de Bancarrota e Insolvencia (BIA).

La transición al proceso de bancarrota significa que a EY se le otorgarán poderes de investigación como fideicomisario en virtud de la Ley Federal de Quiebras e Insolvencia. Además, la compañía de servicios profesionales ahora tiene el derecho de exigir la producción de documentos y testimonios de testigos.

Waze muestra los precios de los peajes en las autopistas de EE.UU. y Canadá

La orden también prohíbe a Jennifer Robertson, la viuda de Gerald Cotten, cofundador de la casa de cambio, Robertson vender, eliminar y transferir cualquier activo. Sin embargo, le permite cubrir sus gastos legales al permitirle acceder a dos cuentas bancarias supervisadas por EY.

Al comienzo de la investigación, en el mes de febrero, QuadrigaCX y sus compañías relacionadas recibieron la protección de sus acreedores en virtud de la CCAA, pero rápidamente se hizo evidente que no tenía activos reales, y que el proceso de recuperación de los fondos desaparecidos sería difíciles.

Cabe señalar que, el mes pasado, los bufetes de abogados canadienses Miller Thomson y Cox & Palmer designaron un comité directivo que los apoye en la representación de los 115,000 ex clientes del ya suspendido exchange de criptomonedas QuadrigaCX.

Más en TekCrispy