Mientras las misiones de exploración de la NASA se extienden más allá de los confines de la órbita terrestre baja y la Luna, la agencia debe prepararse para desarrollar tecnologías de vanguardia que le permitan mantener los hábitats en correcto funcionamiento incluso si estos entornos no están ocupados por astronautas.

Bajo esta premisa, la NASA ha asignado US$ 15 millones para la creación de dos nuevos Institutos de Investigación de Tecnología Espacial (STRI, por sus siglas en inglés), lo que le permitirá avanzar en el proceso de diseño de hábitats espaciales a través de plataformas y sistemas autónomos.

A través de un comunicado, la NASA reveló que los nuevos institutos estarán liderados por la universidad de la agencia y otros entes multidisciplinarios que apoyarán los proyectos de investigación. Los institutos recibirán fondos durante un período de 5 años. Con motivo del anuncio, Jim Reuter, administrador asociado para funciones de la Dirección de Misiones de Tecnología Espacial de la NASA, afirmó:

La asociación con universidades nos permite aprovechar nuevos conocimientos, fomentar ideas innovadoras, así como ampliar la base de talentos de investigación y desarrollo para aplicaciones aeroespaciales y más amplias (…) Estamos entusiasmados de trabajar con estos dos nuevos STRI para desarrollar tecnologías de hábitat inteligentes para misiones de exploración en la Luna y Marte.

El primer STRI, llamado Instituto de Hábitats Optimizados para Misiones de Exploración, tendrá como objetivo el análisis de hábitats autónomos y resistentes, a través del uso de tecnologías disruptivas como el aprendizaje automático, el mantenimiento robótico, la ciencia de los datos, y la fabricación a bordo. Firmas importantes de la industria como Sierra Nevada Corp. y Blue Origin formarán del equipo de administración.

Equipo de la NASA inicia misión hacia una de las lunas de Marte sin salir de la Tierra

El segundo instituto, llamado Instituto de Hábitats ExtraTerrestres Resilientes, se enfocará en la aplicación de la tecnología robótica modular y autónoma, además de la simulación híbrida, con el objetivo de crear hábitats en el espacio profundo con funciones para misiones tripuladas y no tripuladas.

Más en TekCrispy