Es un desafortunado hecho de la vida: a medida que envejecemos, tendemos a ser más olvidadizos, y aun cuando este proceso no esté relacionado con afecciones neurodegenerativas, como el Alzheimer, puede afectar la calidad de vida de una persona.

Los cerebros envejecidos se ven afectados especialmente en la memoria operativa, la cual es en esencia, el tipo de memoria que le permite a una persona realizar cálculos, evaluaciones espontáneas y navegar por las situaciones de la vida diaria.

Así es como nuestro cerebro procesa las metáforas

Con esto en mente, un equipo de científicos de la Universidad de Boston en Massachusetts, se propuso investigar por qué la memoria operativa comienza a disminuir con la edad y probar métodos experimentales que buscan revertir tal disminución.

Ondas cerebrales sincronizadas

Una de las principales hipótesis sostiene que la memoria operativa funciona con áreas cerebrales remotas que se activan de forma síncrona. Cuando estas áreas se encuentran en la misma longitud de onda del cerebro, la comunicación es estrecha y la memoria operativa funciona a la perfección. Pero a medida que envejecemos, estas áreas del cerebro comienzan a desincronizarse.

De acuerdo al estudio, resincronizar las ondas cerebrales puede revertir algunos problemas de memoria relacionados con la edad.

Una característica clave de esta desincronización es la interrupción de las ondas cerebrales (patrones de actividad eléctrica que indican la actividad de las neuronas) que normalmente coordinarían. Los científicos llaman a esta coordinación “acoplamiento de frecuencia cruzada”.

Más específicamente, los investigadores vinculan el mantenimiento de la memoria operativa con el acoplamiento de frecuencia cruzada de dos tipos de ondas cerebrales: gamma y theta, en las regiones prefrontal y temporal del cerebro.

Para confirmar que las ondas cerebrales theta y gamma no estaban sincronizadas en los adultos mayores, los investigadores utilizaron escáneres electroencefalográficos (EEG) para monitorear la actividad cerebral de dos grupos: 42 participantes de 20 a 29 años y 42 de 60 a 76 años.

Los registros de EEG revelaron que durante las tareas de memoria operativa, los adultos mayores mostraban un peor desempeño que los adultos más jóvenes, y también presentaban un desacoplamiento de las ondas cerebrales theta y gamma.

En base a estas observaciones, los investigadores plantearon la hipótesis de que el uso de la estimulación eléctrica cerebral para volver a sincronizar los dos tipos de ondas cerebrales, podría restaurar las capacidades de la memoria de trabajo en los participantes de más edad.

Estimulación cerebral

Consecuentemente, el equipo desarrolló un innovador método que involucraba la estimulación no invasiva y segura del cerebro humano con corrientes eléctricas extremadamente débiles de una manera muy específica.

Los investigadores utilizaron escáneres de electroencefalográficos (EEG) para monitorear la actividad cerebral de los participantes.

Este enfoque arrojó resultados prometedores: a medida que los participantes mayores recibían la estimulación cerebral, comenzaron a mostrar un mejor desempeño, casi tan bueno como el de sus contrapartes más jóvenes.

Los investigadores también descubrieron que la técnica de estimulación cerebral mejoraba la sincronización entre las ondas cerebrales gamma y theta en las cortezas temporal izquierda y prefrontal.

Los investigadores señalan que mediante este tipo de estimulación, es posible reconectar o resincronizar los circuitos cerebrales defectuosos en los cerebros de personas mayores, lo que aumenta rápidamente la función de la memoria operativa.

Nuestros cerebros nos dicen que hemos hecho algo antes de realmente hacerlo

Las pruebas mostraron que el aumento en la función de la memoria operativa duró al menos 50 minutos después de haber detenido la estimulación cerebral, y esto fue después de solo 25 minutos de sesión de estimulación cerebral.

Dado que las deficiencias de la memoria operativa y los problemas en la conectividad cerebral funcional son fundamentales para muchos trastornos cerebrales, los autores del estudio esperan que los hallazgos de esta investigación ayuden a sentar las bases al desarrollo de nuevas herramientas no invasivas para ayudar a las personas que padecen estos trastornos.

Referencia: Working memory revived in older adults by synchronizing rhythmic brain circuits. Nature Neuroscience, 2019. https://doi.org/10.1038/s41593-019-0371-x

Más en TekCrispy