Un usuario publicó en Imgur la forma en que logró engañar al sensor de huellas dactilares del Samsung Galaxy S10 con solo colocar una imagen de su huella impresa en 3D.

“Darkshark”, fue la persona que se dio a la tarea de demostrar que el sensor de huellas dactilares del Samsung Galaxy S10 no es del todo preciso, pues con una huella impresa en 3D logró desbloquear el dispositivo.

Díganle a todos que los datos biométricos no son una forma segura de proteger su información. Usa una contraseña compleja si tienes cosas que mantener a salvo.

Para lograr su cometido, darkshark explica que tomó una foto de su huella digital en una copa de vino, la procesó en Photoshop, luego modeló la huella con 3ds Max, que le permitió excluir las líneas de la imagen en una versión 3D. Después de varios intentos, el usuario señala que pudo imprimir una versión de su huella digital que engañó al sensor del teléfono.

I attempted to fool the new Samsung Galaxy S10’s ultrasonic fingerprint scanner by using 3d printing. I succeeded.

El usuario aseguró que todo lo que necesitó fue un programa editor de imágenes 3D y acceso a una impresora de imágenes tridimensionales para emular una huella digital que debido a la naturaleza ultrasónica del sensor biométrico del Samsung Galaxy S10, fue mucho más fácil de burlar.

Huawei critica el diseño del Galaxy Fold de Samsung y califica al Mate X como 'superior'

“Puedo hacer todo este proceso en menos de 3 minutos e iniciar de forma remota la impresión en 3D para que se realice en el momento en que llegue la imagen“, señaló darshark.

De acuerdo con la fuente, el sensor de huellas del Samsung Galaxy S10 utiliza un “escáner ultrasónico de huellas digitales” integrado en la pantalla, con sistema FOD (Fingerprint On Display).

Aunque en su momento, se dijo que los sensores ultrasónicos de huellas digitales cuentan con una mayor precisión que los escaners tradicionales, ya que, crea una huella digital mapeada en 3D y no se ve afectada por la grasa, sudor o luz.

Está demostrado que en el Galaxy S10 es mucho más fácil de burlar, pues tal como lo hizo el usuario cualquier persona que tenga acceso a una impresora 3D podría emular cualquier cantidad de huellas digitales por lo que sin duda coloca al dispositivo de Samsung en una posición no tan segura.

Cabe destacar que no es el primer caso en que una impresora 3D es utilizada para este fin, recordemos en 2016, cuando oficiales de policía utilizaron una impresión 3D para ingresar al teléfono de una víctima de asesinato, mientras que en 2017, una firma de ciberseguridad usó una mascarilla 3D para vencer a FaceID de Apple en un iPhone X.

Más en TekCrispy