El Gobierno del Reino Unido implementará medidas más drásticas para penalizar a las empresas tecnológicas que no eviten la propagación de noticias falsas o Fake News dentro de su plataforma.

Como parte de este nuevo sistema de penalización el gobierno introducirá una propuesta en conjunto con el Departamento de Digital, Cultura, Medios y Deportes (DCMS) y Home Office, donde se presentará un nuevo regulador independiente.

Un regulador independiente

Este ente regulador a través de un Libro Blanco de daños en línea tendrá la tarea de establecer la nuevas medidas de seguridad que se llevarán a cabo con la finalidad de proteger a los usuarios de todo tipo de contenido dañino.

Dentro de este Libro Blanco se establecerán una serie de medidas legislativas y no legislativas que harán que las empresas sean más responsables a nivel de seguridad para los usuarios, especialmente para los niños y los grupos vulnerables.

Protección de los usuarios

Este ente será el encargado de garantizar que las empresas cumplan con sus responsabilidades evitando que a través de su plataforma se distribuya material violento, publicaciones que fomentan el suicidio, desinformación, acoso cibernético y explotación infantil.

La primera ministra, Theresa May ha mencionado que a pesar de los beneficios que ha ofrecido el Internet acercando a las personas alrededor del mundo, también ha afectado a algunos usuarios más vulnerables, como niños y jóvenes quienes se han visto envueltos en toda clase de agresiones.

Internet puede ser brillante para conectar a las personas en todo el mundo, pero durante demasiado tiempo estas compañías no han hecho lo suficiente para proteger a los usuarios, especialmente a los niños y jóvenes, de contenido dañino.

Una encuesta 

La fuente destaca que para este nuevo sistema de protección a los usuarios, el Gobierno estudiará dentro de las próximas semanas a través de una consulta, cuáles serán las nuevas medidas de penalización que serán aplicadas a las empresas tecnológicas.

Eso no es lo suficientemente bueno, y es hora de hacer las cosas de manera diferente. Hemos escuchado a los activistas y padres, y estamos poniendo un deber legal de cuidado en las compañías de Internet para mantener a las personas a salvo.

Fuertes medidas de penalización

Entre estas medidas se encuentran una serie de multas, bloqueos del acceso a los sitios y una fuerte penalización a los miembros de alto rango de las empresas tecnológicas por su responsabilidad.

Aunque en el pasado compañías como Facebook, Google y hasta Twitter han sabido defenderse de los cargos en su contra, este nuevo sistema de penalización plantea la posibilidad de que se hagan responsables de su parte, tal y como les compete por ser medios públicos.