Aunque diferentes en su estilo, los líderes de cultos como Charles Manson, Bhagwan Shree Rajneesh y Keith Raniere, guardan ciertas características en común que los hacen movilizar a un gran número de seguidores para cometer crímenes o a llevar estilos de vida extravagantes mientras alaban a estos personajes que cuentan con una serie de privilegios que los mantiene ajenos a sus seguidores.

Como hemos visto a lo largo de la historia, en los casos donde los líderes de estos cultos han quedado expuestos, todos comparten rasgos específicos sin importar la edad, personalidad o propósitos. Veamos cuáles son.

Tips para proteger tu salud mental del efecto de las redes sociales

Narcisistas negativos

Bhagwan Shree Rajneesh (Osho) tenía 93 Rolls-Royces que conducía por la comunidad mientras lso seguidores lo recibían con flores rojas.

La doctora Janja Lalich, investigadora sobre cultos y profesora emérita de sociología en la Universidad de California State, considera que la primera –y principal característica–  que tienen todos los líderes de culto es el narcisismo, específicamente el de tipo negativo o “traumático”, como lo cataloga Lalich. “El narcisismo traumático tiene un efecto sobre cómo se forma un grupo”, dice la investigadora, pues según su opinión, tiene un “efecto perjudicial” en otras personas.

En una investigación en la que se estudió por qué los asesinos escriben manifiestos, se determinó que los narcisistas negativos buscan ser significativos deseando que se les reconozca por sus ideas y supuesta inteligencia, y, al no lograrlo, se convierten en este tipo de personas.

Síndrome de Estocolmo: síntomas, causas y ejemplos en la historia

La falta de reconocimiento por parte de la sociedad conlleva que estas personas realicen proyectos que son supuestas causas justas que buscan algún tipo de justicia. Así fue el caso del creador del culto sexual NXIVM –o nexium–, Keith Raniere, que buscaba crear un movimiento de empoderamiento de las mujeres pero que terminó por sexualizarlas hasta el punto de hacerlas pasar hambre para ajustarse a una imagen física que a él le gustara e incluso marcándolas con un tatuaje como parte del movimiento.

Ni hablar de Charles Manson, quien en 1960 logró amalgamar a una serie de personas como miembros de su “familia” que se dedicó a perpetrar asesinatos en California. O de Bhagwan Shree Rajneesh, mejor conocido como Osho, un gurú de una comunidad Rajneeshpuram –cuyo estilo de vida se muestra en el documental de Netflix, ‘Wild Wild Country’– que terminó por disolverse tras verse bajo la crítica por la promiscuidad sexual y el abuso de drogas entre sus seguidores, además de una serie de delitos.

Trastornos mentales evolucionados

Keith Raniere, fundador de NXIVM, un supuesto movimiento para empoderar mujeres que terminó por sexualizarlas hasta el punto de obligar a sus seguidores a tener relaciones con él.

Muchas veces, los líderes de culto desarrollan estas características delirantes por tener algún tipo de trastorno mental que, al no ser diagnosticado ni tratado, evoluciona agravando el carácter negativo de estas personas. De igual forma existe una proyección de sus fantasías, frustraciones y demás deseos inconscientes en los cultos que fundan para darles forma o una base de comportamiento.

Podemos ver esto reflejado en ejemplos como Raniere, el fundador de NXIVM, cuyas fantasías sexuales se tradujeron en la explotación y abuso sexual de sus miembros. En el caso de Rajneesh fueron sus deseos por la ostentación y el lujo los que ayudaron a darle forma a la comunidad en la que él era dueño de 93 Rolls–Royces –de los autos más costosos y lujosos que existen en el mundo–, además de ser recibido por sus seguidores vestidos todos de rojo, lanzándoles flores mientras conducía uno de sus costosos automóviles.

Carismáticos y de naturaleza impredecible

Leslie Van Houten, Susan Atkins and Patricia Krenwinkel, miembros de la Familia Manson que pasaron décadas en prisión por cometer varios asesinatos en nombre de Charles Manson.

Aun teniendo algún tipo de trastorno o desviación psicológica, los líderes de culto logran mover masas y hacer que sus seguidores cometan actos impensables en su nombre. ¿A qué se debe esto? Carisma. Todo líder negativo posee un carisma que, según opinan los expertos, crea una especie de desequilibrio de poder entre él y sus seguidores, que hace que lo vean como una especie de Dios.

Esto, aunado a su naturaleza impredecible –es decir, no saber si llegará feliz y cariñoso con alguien o si simplemente está por generar una situación de confrontación que puede tornarse peligrosa– le da control total de sus seguidores, pues tal incertidumbre mantiene a los seguidores en vilo y siempre queriendo actuar correctamente para no molestar al líder.

Claro que alguien que llega a estos niveles es una persona con grandes ansias de poder y autoritarios. De esa manera le hacen pensar a sus seguidores que es un privilegio formar parte de ese culto, dándoles elementos de pertenencia como códigos de vestimenta o símbolos. En el caso de Charles Manson era el pertenecer a su “familia”, mientras que en los casos de Rajneesh y Raniere era vestirse de rojo y un tatuaje en la parte baja de la cintura, respectivamente.

La contaminación del aire parece causar trastornos mentales

Al respecto, Lalich sostiene que “en la mayoría de los casos, podría haber una especie de adoctrinamiento que hace que los seguidores tengan una especie de consideración o adoración por el líder. Tal vez se les pida que se vistan de cierta manera, que hablen de cierta manera y se les puede aislar de sus amigos y familia porque en opinión del líder los alejan del camino a la salvación”.

Por último, los seguidores sienten que les deben la vida a estos líderes, pues se les hace creer que ese nuevo estilo de vida es lo único que importa y que han sido seleccionados por el líder para salvarse, se sienten como “elegidos” para cumplir con alguna misión, y de hecho no ven vida más allá del culto.

Ahora, ¿cómo se lucha contra estos líderes? La razón sobre la emoción siempre es la mejor solución contra estos cultos en los que priman las respuestas emocionales y viscerales por las características del líder. Susan Atkins, Patricia Krenwinkel, Charles Watson and Leslie Van Houten, miembros de la familia Manson, comprendieron esto a un precio muy alto tras haber pasado décadas en prisión por los asesinatos que su líder les encomendó.

Referencias:

  1. What Do Cult Leaders Have in Common?: https://www.livescience.com/65164-what-cult-leaders-have-in-common.html
  2. The Final Word: Why Killers Write Manifestos: https://www.livescience.com/27109-killers-manifesto-dorner.html
  3. How cult leaders like Charles Manson exploit a basic psychological need: https://theconversation.com/how-cult-leaders-like-charles-manson-exploit-a-basic-psychological-need-57101

Más en TekCrispy