Por mucho tiempo se asumió que los humanos éramos la única especie que manejar el concepto de muerte, pero un número creciente de observaciones de respuestas de animales a ante individuos muertos sugiere lo contrario.

De hecho, existe evidencia de que los insectos sociales, como las hormigas, remueven y entierran a sus muertos, los elefantes y primates les atienden tranquilamente, e incluso se involucran en comportamientos de cuidado de los recién fallecidos.

Guardando luto

Sin embargo, se sabe menos acerca de las diversas formas en que los animales responden a los muertos en función de su relación anterior con los fallecidos, incluidas las diferencias de sexo, edad, familiaridad o rango social.

Los investigadores observaron las respuestas de los gorilas en situaciones diferentes y encontraron conductas similares, hasta con los desconocidos.

En un esfuerzo por identificar y documentar este tipo de respuestas, un equipo internacional de investigadores realizó un estudio en el que se evaluó el comportamiento exhibido por los gorilas de montaña (Gorilla beringei beringei) en distintas situaciones.

El equipo de investigadores observó y registró el comportamiento de los gorilas alrededor de los cadáveres de un macho adulto dominante de 35 años, y una hembra adulta dominante de la misma edad del mismo grupo social en el Parque Nacional de los Volcanes, en Ruanda.

Ambos individuos habían fallecido unas pocas horas antes por enfermedades posiblemente relacionadas con su edad avanzada.

Los investigadores también estudiaron el comportamiento de un grupo de gorilas de Grauer, que encontraron el cuerpo de un macho adulto recientemente fallecido en el Parque Nacional Kahuzi-Biega, República Democrática del Congo.

Los investigadores tenían curiosidad por ver cómo responderían los gorilas según sus diferentes posiciones sociales. En los dos primeros casos, los científicos esperaban que los gorilas prestaran cierta atención a los cadáveres, pero no estaban del todo seguros acerca del tercer caso, con un gorila macho desconocido.

Conductas similares

En los tres casos, los animales normalmente se sentaron al lado del cadáver, descansando cerca o en contacto con el cuerpo, y exhibiendo comportamientos hacia el cuerpo, como lamer, olfatear, hurgar y asearse.

Por mucho tiempo se asumió que los humanos éramos la única especie en manejar el concepto de muerte.

Sin importar el sexo, la edad o la clase social, los gorilas mostraron estas respuestas de comportamiento, aunque los investigadores observaron una “notable ausencia” de hembras adultas en torno al cadáver del macho de Grauer.

Previsiblemente, en el caso de los dos gorilas de montaña, los individuos que tenían una relación social cercana con los muertos pasaron la mayor parte del tiempo alrededor del cadáver.

Los autores del estudio reconocen que, aunque estas observaciones proporcionan nueva y valiosa información, todavía hay mucho que aprender sobre cómo los animales perciben y procesan la muerte, y cómo el contexto en el que ocurre el fallecimiento puede influir en esas respuestas.

Referencia: Behavioral responses around conspecific corpses in adult eastern gorillas (Gorilla beringei spp). PeerJ, 2019. https://doi.org/10.7717/peerj.6655

Escribir un comentario