Desde hace años, un grupo de investigadores ha propuesto la hipótesis de que un cometa que impactó la Tierra durante el Pleistoceno hace 13,000 años ocasionó un cambio climático tan extremo que hizo desaparecer todas las formas de vida que existían para entonces. Esta hipótesis, conocida como Dryas Reciente, recibe un nuevo apoyo tras el descubrimiento de un equipo de investigadores al sur de Chile, específicamente en la región de Pilauco.

El equipo de investigadores, dirigido por el chileno Mario Pino y el profesor de geología, James Kennett, seleccionó la zona de Pilauco por tratarse de una fuente paleontológica y arqueológica por contener una rica colección de la vida extinta del Pleistoceno en Suramérica. En ese lugar, hallaron evidencia que refuerza un previo descubrimiento de un cráter de 31 kilómetros de diámetro debajo de la capa de hielo de Groenlandia.

Un evento cósmico que arrasó con toda forma existente de vida

Esta vez, el hallazgo se trató de una especie de capa similar a una “alfombra negra” de 12,800 años que coincide precisamente con la hipótesis del Dryas Reciente, con presencia de “esferas microscópicas que interpretamos que se formaron por el derretimiento causado por las altas temperaturas asociadas al impacto”. La curiosa capa también tiene muestras de “concentraciones de platino, oro y partículas nativas de hierro que raras veces se encuentran en la naturaleza”, según destacan en el informe.

En Pilauco se hallaron esferas microscópicas con cromo, únicamente presentes en esta zona por las rocas volcánicas al sur de los Andes.

La investigación no solo añade evidencias a la hipótesis del Dryas Reciente, sino que también aporta información que ayuda a determinar que el cambio de era fue muy diferente en Suramérica que en Norteamérica. Esto se debe a que las esferas encontradas en la capa contienen cromo, un elemento que no hallaron en las esferas encontradas en el hemisferio norte, únicamente presentes en las rocas volcánicas del sur de los Andes.

Cambio climático radical

El cambio climático producido en Suramérica provocó temperaturas altas y climas áridos que arrasaron con la megafauna del Plestoceno, como el tigre dientes de sable.

Otro de los hallazgos de esta investigación determina que el cambio climático producido por la caída de este cometa fue completamente opuesto al producido en el hemisferio norte, en tanto que allí las condiciones climáticas se volvieron más frías y húmedas de lo que ya era, mientras que en Suramérica hubo una alteración a temperaturas más altas y un clima más árido.

Tal como expresa James Kennett, “la colección de plantas indica que hubo un cambio abrupto y radical en la vegetación que pasó de condiciones frías y húmedas en Pilauco a condiciones más calientes y secas”. Añade que el cambio que se produjo a raíz de la caída del cometa generó un fenómeno como el de un “subibaja”, por tratarse de un cambio totalmente desbalanceado y opuesto.

Estas condiciones climáticas fueron la principal causa de la extinción de la fauna local del Pleistoceno como perezas terrestres, tigres dientes de sable y mamuts, así como de la cultura local, evidenciado por la cantidad de huesos, artefactos y hongos asociados a la megafauna.

Finalmente, el estudio determina que, efectivamente, la hipótesis del Dryas Reciente es verdadera y que además representó un “evento extremo global, con grandes consecuencias en la vida animal y humana de la era”.

Referencias:

Sedimentary record from Patagonia, southern Chile supports cosmic-impact triggering of biomass burning, climate change, and megafaunal extinctions at 12.8 ka: https://www.nature.com/articles/s41598-018-38089-y