Las aves que producen cantos de vuelo durante su migración nocturna suelen chocar contra edificios iluminados artificialmente más seguido que otras aves no cantoras. Esto se debe a que los sonidos que emiten cuando colisionan contra las estructuras suele engañar a sus mismas especies que terminan con el mismo destino cruel de las que se estrellan.

Un estudio en el que se analizaron registros de 40 años en la zona del medio oeste de los Estados Unidos, específicamente en Chicago y Cleveland, reveló que más de 70 mil aves se han estrellado contra los edificios al verse desorientadas por las luces artificiales. Desde 1978, investigadores del Museo de Historia Natural de Chicago y grupos de voluntarios se han encargado de recolectar gorriones de garganta blanca estrellados.

Un canto mortal

Más de 70,000 gorriones de garganta blanca se han estrellado en Chicago y Cleveland por las luces artificiales de los edificios durante su migración nocturna.

El biólogo de la Universidad de Michigan, Benjamin Winger, expresó que, por efecto del hombre, los llamados de estos gorriones han evolucionado desde ser un indicador para el resto de la bandada, hasta ser un canto mortal que engaña a su especie y lo atrae a la muerte:

“Los llamados de vuelo nocturno han evolucionado para facilitar la toma de decisión colectiva entre las aves durante la navegación, pero ese mismo comportamiento social podría exacerbar la vulnerabilidad de una alteración antropogénica: luces artificiales de los edificios”.

Al tratarse de un problema de contaminación lumínica, es evidente que las ciudades son responsables de evitar la muerte de estas aves. De hecho, es lo que ha hecho Chicago, lo cual se ha reflejado en la reducción de 75% de las muertes, no obstante, Winger sostiene que debe haber mayores esfuerzos para solucionarlo:

“Aunque el centro de convenciones sigue siendo uno de los edificios más peligrosos en Chicago para las aves de migración nocturna, los cambios en su régimen de luces han resultado en una reducción de 75% en las muertes de aves desde que comencé a monitorearlas en 1978. Nuestro nuevo análisis demuestra que implementar mayores reducciones en las luces aquí y fuera de Chicago ayudará enormemente a disminuir las muertes de las aves”.

No vayas hacia la luz

¿Pero qué es lo que hace que las aves se sientan atraídas por las luces artificiales? De acuerdo con la investigación, las aves y otros organismos pasan por un fenómeno llamado fototaxia, que es una respuesta que hace que se muevan según la intensidad de la luz. Existe la sospecha de que estos destellos de luz desorientan a las aves migratorias, en tanto que, al guiar su navegación por el campo magnético de la Tierra, la luz artificial irrumpe en la brújula interna del campo magnético que es sensible a la luz.

En el estudio se han analizado 70,000 casos de al menos 93 especies de aves cantoras que migran predominantemente durante la noche en época de verano. La tasa de mortalidad de estas aves es tan alta que se les conoce coloquialmente como “súper colisionadores”.

La investigación da luces sobre los efectos del hombre en la naturaleza, especialmente en las zonas urbanas y hacia dónde deberían orientarse las soluciones para reducir este triste fenómeno.

Referencias:

  1. Fatal chirps: Nocturnal flight calls increase building collisions among migrating birds: https://news.umich.edu/fatal-chirps-nocturnal-flight-calls-increase-building-collisions-among-migrating-birds/
  2. Nocturnal flight-calling behaviour predicts vulnerability to artificial light in migratory birds: https://doi.org/10.1098/rspb.2019.0364