Yangyang Zhou y Quan Jiang, visitaban Estados Unidos con visa de estudiante con el fin de llevar falsos iPhone a Apple para que la compañía les reembolsara con uno nuevo, como consecuencia, los supuestos estudiantes lograron sacar cerca de USD$1 millón gracias a este sistema.

De acuerdo con The Oregonian, los hombres de nacionalidad asiática usan un sistema de reventa que consistía en llevar falsos iPhone a la compañía de Cupertino alegando que se encontraban defectuosos, debido a que Apple cuenta con un sistema de garantía la compañía tenía que reponer los equipos.

Una vez con los iPhone en sus manos Zhou y Jiang enviaban los equipos al extranjero obteniendo una jugosa ganancia.

El reporte señala que desde el 2017 Jiang realizó 3.069 reclamos de garantía de iPhone y aunque Apple reemplazó la mitad de las solicitudes por detectar el equipo falso, el hombre se salió con la suya unas 1,500 veces que la compañía reemplazó.

De acuerdo con el fiscal que lleva el caso: “Jiang estimó que durante el 2017, envió 2,000 teléfonos a Apple para reparaciones en garantía”.

Sin duda una cifra muy interesante y que no se debería dejar pasar, tomando en cuenta que Apple es una de las tecnológicas más grandes del mundo, debería contar con un sistema minucioso a la hora de examinar estos dispositivos y el simple hecho de que una persona haga tantos reclamos, aunque según la compañía estos reclamos los hizo un supuesto “socio” en China.

Sin embargo, en aduanas no hicieron caso omiso a este volumen de envíos y según la fuente empezaron a sospechar de los envíos con logo de Apple, identificando a Jiang como uno de los presuntos contrabandistas en 2017.

Jiang explicó que a cambio de su trabajo y sus esfuerzos, su asociado en China paga a la madre de Jiang, que también reside en China, que a su vez deposita los ingresos en una cuenta de atras a la que Jiang puede acceder aquí en los Estados Unidos.

En su defensa, Zhou estudiante de ingeniería en la Oregon State University, y Jiang de la universidad Linn Benton Community College. Zhou y Jiang dicen que no se dieron cuenta de que los iPhones que manejaban eran falsos.

Los fiscales de Estados Unidos estiman que la estafa a Apple se valora en aproximadamente USD$ 895,800.

Los contrabandistas están enfrentando cargos de fraude. Zhou ha sido acusado de presentar declaraciones de exportación falsas, mientras que Jiang de falsificar el buen tráfico y el fraude electrónico.