En un desierto costero del sur de Perú, un equipo de paleontólogos descubrió el fósil de una ballena de cuatro patas que prosperó tanto en el mar como en la tierra hace aproximadamente 43 millones de años, un hallazgo que aporta nueva y valiosa información acerca de una etapa fundamental en la evolución temprana de los cetáceos.

El mamífero de unos 4 metros de longitud, llamado Peregocetus pacificus, representa un paso intermedio crucial antes de que las ballenas se adaptaran completamente a una existencia marina.

¿Por qué la venta del T. Rex en eBay ha causado controversia entre científicos?

Camino evolutivo

El análisis morfológico muestra que las cuatro extremidades eran capaces de soportar su peso en tierra, lo que significa que Peregocetus podría regresar a la costa rocosa para descansar y probablemente dar a luz, pero gran parte de su tiempo lo pasaba nadando en el mar.

Esta reconstrucción muestra las partes preservadas del esqueleto de Peregocetus pacificus, tanto en configuraciones terrestres como acuáticas.

Su hocico alargado con dientes robustos y grandes incisivos y caninos junto a molares cortantes, sugieren que Peregocetus fue un adepto a la captura de presas medianas como los peces.

Los orígenes evolutivos de las ballenas fueron poco conocidos hasta la década de 1990, cuando se encontraron los primeros fósiles.

Las ballenas evolucionaron hace poco más de 50 millones de años en lo que hoy se conoce como Pakistán y la India, a partir de mamíferos terrestres del tamaño de un perro mediano. Les tomó millones de años extenderse por todo el mundo.

Este hallazgo agrega nuevos conocimientos sobre la propagación geográfica de las ballenas antiguas en esta etapa de su historia evolutiva.

Las ballenas de cuatro patas probablemente llegaron a América del Sur cruzando el océano Atlántico desde la costa occidental de África. Según los investigadores, los animales habrían sido asistidos por las corrientes superficiales, y la distancia entre África y América del Sur era aproximadamente la mitad de lo que es hoy, lo que hizo que el viaje fuera manejable.

Una larga travesía

En ese momento, la costa de África occidental estaba a unos 1.200 kilómetros de lo que hoy es Brasil, y había una corriente hacia el oeste que favorecería el largo viaje.

Aún así, habría tomado más de una semana, probablemente dos, completar la travesía. Eso sugiere que estas ballenas ya eran capaces de sobrevivir sin agua dulce y de dormir en el mar.

Peregocetus pacificus podría regresar a la costa rocosa para descansar y probablemente dar a luz, pero gran parte de su tiempo lo pasaba nadando en el mar.

Una vez en Sudamérica, Peregocetus se asentó en las aguas del Pacífico a lo largo de la costa peruana, y eventualmente llegó a Norteamérica.

Con el tiempo, las extremidades delanteras de los cetáceos evolucionaron hasta convertirse en aletas y las extremidades posteriores finalmente se convirtieron en meros vestigios.

Rusia podría estar entrenando a esta ballena beluga para labores de espionaje

No fue hasta hace aproximadamente 40 millones de años que el linaje de las ballenas evolucionó hasta convertirse en animales completamente marinos.

El último ancestro común de todas las ballenas y delfines modernos vivió hace 37 millones de años, por lo que el nuevo descubrimiento puede ser uno de los ancestros directos de las ballenas modernas.

Referencia: An Amphibious Whale from the Middle Eocene of Peru Reveals Early South Pacific Dispersal of Quadrupedal Cetaceans, Current Biology, 2019. https://doi.org/10.1016/j.cub.2019.02.050

Más en TekCrispy