Una investigación realizada por científicos de la Universidad de Arizona, en EE.UU., ha revelado cómo el ser humano es capaz de comprender las metáforas, cómo captar mensajes ‘entre líneas’, y cómo este proceso está estrechamente relacionado en la experiencia corporal de las personas.

El estudio está basado en investigaciones previas que utilizaron imágenes de resonancia magnética del cerebro para indicar que cuando escuchamos ciertos mensajes, como por ejemplo, que una persona es ‘dulce’, se activa la región del cerebro asociada al gusto. Lo mismo ocurre con el tacto, el olfato e incluso con las regiones vinculadas a la percepción motora cuando buscamos entender un concepto ‘no explícito’.

En este sentido, los investigadores de la Universidad de Arizona observaron el momento exacto en el que las diferentes regiones del cerebro se activan para comprender las metáforas y lo que ello refleja sobre la manera en la que el cerebro humano entiende el lenguaje.

La profesora asistente de psicología y ciencia cognitiva de la Universidad de Arizona, Vicky Lai, afirmó, en promedio, usamos una metáfora cada 20 palabras. Para llevar a cabo la investigación, Lai y su equipo utilizaron electroencefalogramas (EEG) a fin de registrar los patrones eléctricos en el cerebro cuando las personas involucradas en el estudio escucharon metáforas que contenían algún tipo de acción, como ‘doblar las reglas’ o ‘captar la idea’.

Luego, en una pantalla de ordenador, los participantes vieron tres oraciones distintas, una de las cuales describía una acción específica: “el guardaespaldas rompió la vara”. También se colocó otra oración con una metáfora que utilizaba este mismo verbo: “la iglesia rompió las reglas”. Finalmente, la tercera oración reemplazo el verbo por una palabra más técnica que transmitía el mismo significado de la segunda oración: “la iglesia modificó las reglas”.

Los investigadores revelaron que cuando los participantes vieron que la palabra ‘romper’ aparecía literalmente y metafóricamente en las oraciones, generó una respuesta similar en sus cerebros, con la región sensomotora activándose casi inmediatamente. La respuesta no fue la misma cuando la palabra ‘modificó’ reemplazó a ‘rompió’.

Las moscas no procrastinan, saben muy bien a dónde van

A pesar de que estudios previos han logrado medir los cambios en la actividad del cerebro con base en el flujo sanguíneo, la investigación de Lai y su equipo, realizada con EEG, muestra una imagen más precisa de la importancia de las regiones motoras del cerebro en el proceso de comprensión de una metáfora.

Finalmente, los expertos explicaron que la activación de la región sensomotora de una manera casi inmediata al escuchar la metáfora, sugiere que esta región del cerebro es de gran importante para la comprensión de las metáforas.

Referencia: Concrete processing of action metaphors: Evidence from ERP. Brain Research, Volume 1714, 1 July 2019, Pages 202-209. DOI: 10.1016 / j.brainres.2019.03.005

Más en TekCrispy