Los representantes del sector de las criptomonedas en Brasil han solicitado un mapeo del mercado con el fin de que este se clasifica específicamente como una actividad económica. Así lo ha informado el medio local de noticias, UOL, en una publicación del martes 2 de abril.

El año pasado, la Asociación Brasileña de Criptomonedas y Blockchain (ABCB) se quejó ante el Consejo Administrativo de Defensa Económica (CADE) del país a raíz de que los bancos cerraran unilateralmente las cuentas de los intermediarios y empresas relacionadas con criptomonedas.

Fernando Furlan, presidente de ABCB, considera dicha decisión como un “abuso”, y ha mencionado que el organismo debía pronunciarse el 18 de marzo de este año, pero ante la gran cantidad de información agregada, se extendió el plazo hasta el 18 de mayo. Declaró que:

“Nosotros somos competidores y también somos usuarios del sistema bancario, los bancos no pueden actuar unilateralmente, ellos alegan que no es posible garantizar que no hay lavado de dinero (que involucrara criptomonedas), sin embargo, no presentaron ningún caso concreto”.

Es por ello que la ABCB en conjunto con la Asociación Brasileña de Criptoeconomía (ABCripto), organismo conformado por los principales corredores de criptomonedas en el país, ha organizado un mapeo. Pedro Damasceno, director de operaciones de la ABCB, señaló que:

“La idea es hacer una radiografía del mercado. Descubrir cuántas empresas trabajan con criptomonedas, cuáles son, cuál es la facturación promedio”.

Es necesario aclarar que la creación una Clasificación Nacional de Actividades Económicas (CNAE) compete a la Comisión Nacional de Clasificación (CONCLA), el cual es un organismo vinculado al Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Ahora bien, tal como ocurre en otros países, la expansión de las criptomonedas en Brasil se ha dificultado a causa de la falta de una reglamentación específica para dicho sector. De hecho, tanto el banco central como la Comisión de Valores Mobiliarios han advertido sobre los riesgos de inversión en estos activos, más no han emitido una regulación que sirva de base para la comercialización de las mismas.