De acuerdo a una reciente investigación, el daño causado por las olas de calor oceánicas en los últimos años, ha comprometido la capacidad de recuperación de la Gran Barrera de Coral, y el cambio climático podría agravar el problema en el futuro.

Los autores de la investigación encontraron que la reposición de coral disminuyó en un asombroso 89 por ciento, luego de dos eventos severos de blanqueamiento masivo ocurridos en los años 2016 y 2017, que fueron causados ​​por el aumento de la temperatura del agua.

El calentamiento global podría matar a miles de personas en China

Condiciones estresantes

Estos eventos de blanqueamiento fueron los peores registrados en la historia, lo que llevó a una muerte catastrófica en muchas regiones de los aproximadamente 3.800 arrecifes individuales que conforman el sistema de arrecifes más grande del mundo.

La Gran Barrera de Coral es la estructura viva más grande en la Tierra, se extiende por más de 2.250 kilómetros.

La decoloración ocurre cuando los corales se exponen a condiciones estresantes, como altas temperaturas, a las que responden mediante la expulsión de diminutos organismos llamados zooxantelas que viven dentro de sus tejidos, lo que hace que se tornen blancos.

Esto no es inmediatamente fatal para el coral porque las zooxantelas pueden ser reabsorbidas; sin embargo, si las condiciones estresantes persisten, los corales mueren.

Para el estudio, los investigadores examinaron cuántos corales adultos sobrevivieron a los eventos de blanqueamiento masivo, así como la aparición de nuevos corales. Luego compararon estos datos con las mediciones tomadas antes de los eventos de blanqueamiento.

Los datos revelaron que la reposición de coral en 2018 se agotó gravemente por la pérdida de adultos reproductores.

Esta reducida tasa de recuperación podría tener implicaciones significativas para la capacidad del arrecife para enfrentar futuros eventos de estrés, aumentando el riesgo de colapso ecológico generalizado de los ecosistemas actuales.

Los autores predicen que el coral se recuperará gradualmente en los próximos cinco o diez años, a medida que se alcance mayor madurez sexual, pero solo si no hay más eventos de blanqueamiento masivo.

Sin embargo, considerando los efectos del cambio climático, esto parece cada vez más improbable, dado que se predice que los eventos extremos, como el calentamiento oceánico, aumentarán en frecuencia e intensidad.

Panorama poco alentador

En los últimos 20 años, la Gran Barrera de Coral ha experimentado cuatro eventos de blanqueamiento masivo: 1998, 2002, 2016 y 2017.

La decoloración ocurre cuando los corales se exponen a condiciones estresantes, como altas temperaturas.

Pero según proyecciones basadas en el efecto invernadero actual, los científicos predicen que estos eventos podrían ocurrir dos veces por década a partir del año 2035 y cada año después del 2044. Esto significaría que la brecha entre cada evento se acortaría, dando al coral cada vez menos tiempo para recuperarse.

Estos son los efectos perjudiciales de la contaminación sónica en la vida silvestre

Pero esto no es todo, la Gran Barrera de Coral, y todos los corales del mundo, enfrentan otras amenazas, incluyendo la contaminación del agua, brotes de enfermedades, parásitos y prácticas destructivas de pesca o turismo.

En conjunto, estos factores hacen presagiar un panorama futuro poco a alentador para estos importantes organismos marinos, y aunque los corales exhiben una notable capacidad para recuperarse después de las perturbaciones, las investigaciones han demostrado que cuanto más estrés sufren, su probabilidad de supervivencia a largo plazo es menor.

Referencia: Global warming impairs stock–recruitment dynamics of corals. Nature, 2019. https://doi.org/10.1038/s41586-019-1081-y

Más en TekCrispy