Un nuevo informe de The Guardian ha revelado que Google mejorará las condiciones de trabajo de sus contratistas y empleados temporales, haciendo que reciban beneficios básicos como atención médica integral, permiso parental remunerado y un salario mínimo de US$ 15 por hora.

En un memorando enviado a los trabajadores de la compañía, Eileen Naughton, vicepresidenta de operaciones de Google, aseguró que la compañía se encargará de que los empleados temporales reciban estos beneficios antes del año 2022. Este anuncio se produce en un momento oportuno para la compañía, ya que el día de hoy, un grupo de 915 empleados firmó una misiva donde se exigía un trato igualitario para los contratistas y trabajadores temporales, conocidos a nivel interno como “TVC”.

En el documento, los trabajadores aseguran que los contratistas y empleados temporales representan el 54% de la fuerza laboral del gigante tecnológico, lo que es igual a 122,000 puestos de trabajo. En su memorando, Naughton no reveló la cantidad de empleados que son contratistas y la cantidad que trabaja a tiempo completo.

En los últimos años, los trabajadores de Google han manifestado sus preocupaciones por la manera en que la empresa ‘estratifica’ el lugar de trabajo, con contratistas cuyos sueldos son inferiores y pocos beneficios laborales en comparación con los trabajadores permanentes.

Ahora, Google exigirá a las compañías externas que contratan a sus trabajadores que les ofrezcan un paquete de atención médica integral, 12 semanas de permiso parental y al menos 8 días de permiso por enfermedad. EE.UU será el primer país donde Google ponga en marcha estos esfuerzos, ya que las leyes del país norteamericano no incluyen un mandato específico sobre estos beneficios laborales. Por ello, Google considera que tiene sentido comenzar en este país, ya que busca imponer un estándar.

En caso de que los proveedores no ofrezcan los beneficios antes mencionados a los contratistas antes de 2022, Google tomará decisiones comerciales rigurosas y auditará constantemente a estas empresas a fin de determinar que cumplen con el estándar laboral.