La Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de EE.UU reveló hoy a través de un comunicado que ha llegado a un acuerdo con Tesla para resolver un caso que se remonta a 2017 donde la compañía violó la ley de desechos tóxicos en su planta de coches eléctricos en Fremont, California.

En este sentido, EPA afirmó que durante sus inspecciones a la fábrica de Fremont hace casi dos años, determinó que la empresa de coches no cumplió con la normativa de la institución con respecto a los estándares de emisiones para equipos con fugas, además de incumplir con los requisitos sobre generación de residuos peligrosos y no llevar a cabo un análisis adecuado de dichos residuos producidos en su planta. En este sentido, Mike Stoker, Administrador de EPA para la Región Suroeste del Pacífico, afirmó:

Es vital que las empresas cumplan con las leyes de desechos peligrosos que mantienen las instalaciones seguras para los trabajadores y la comunidad.

Como parte del acuerdo, Tesla deberá pagar una multa a la EPA de US$ 31,000 y adquirir nuevos equipos que le permitan responder adecuadamente ante cualquier contingencia, y cuyo valor asciende a US$ 55,000. El dinero servirá para que la compañía compre un dron que el Departamento de Bomberos de Fremont utilizará para transportar materiales tóxicos y peligrosos, además de otros dispositivos electrónicos. Asimismo, Tesla deberá comprar un detector de drones que se usará para evitar que otros drones no autorizados vuelen cerca de una zona de emergencia.

Tesla anuncia el regreso de la función de 'Autoconducción completa' para sus coches

Finalmente, un portavoz de Tesla aseguró que luego de 16 meses de la visita de la EPA a sus instalaciones en Fremont, la empresa identificó todas las debilidades planteadas por la agencia, y que actualmente ha logrado importantes avances en su programa ambiental para cumplir con las regulaciones de la ciudad y del Estado de California.

Más en TekCrispy