Singapur introducirá próximamente una ley cuyo objetivo es eliminar artículos en línea que promuevan noticias falsas, o al menos las que el gobierno de ese país considere como ‘engañosas’. Según The Straits Times, la ley está siendo discutida por el parlamento, y ha agudizado los temores de que el gobierno de Singapur reprima a sus disidentes en un panorama mediático que ya está bastante limitado.

Asimismo, se espera que las grandes compañías de tecnología que hacen vida en el país, incluyendo a Facebook, Twitter y Google, ejerzan presión desde sus plataformas para implementar la legislación de manera “correcta”. El pasado viernes, Lee Hsien Loong, primer ministro de Singapur, dijo que la nueva ley se encargaría de controlar la problemática que existe actualmente en el país con respecto a la información falsa en Internet.

En 2018, una investigación llevada a cabo por un comité del parlamento de Singapur reveló que el gobierno era el objetivo de diversas campañas informativas hostiles. Lee agregó que la ley exigirá a los medios de comunicación que corrijan las publicaciones de noticias falsas y adviertan acerca de las ‘mentiras’ en línea para que los usuarios puedan ver la información desde todas las perspectivas posibles y tomar sus propias decisiones.

Además, Lee dijo que en los casos más extremos, la ley exigirá que los medios eliminen las noticias falsas antes de que ocurran ‘daños irreparables’. Por su parte, periodistas reconocidos del país asiático han sido consultados por el parlamento con respecto a la nueva ley. Uno de ellos es Kirsten Han, quien también es activista por la libertad de prensa, y ha asegurado que el término ‘noticias falsas’ es preocupante, ya que está abierto al abuso del gobierno.

En enero pasado, Vietnam también introdujo nuevas leyes de seguridad informática que básicamente satanizaron cualquier crítica publicada contra el gobierno en Internet. Por su parte, Filipinas y Malasia son otros de los países de este continente donde la libertad de prensa es bastante cuestionada debido a sus regulaciones anti-Fake News.